Con el objetivo de mejorar el modelo de enseñanza–aprendizaje de los estudiantes del Tecnológico Agropecuario “Germán Pomares”, adscrito al Tecnológico Nacional, ubicado en el municipio de Juigalpa, Chontales, se inauguró el Laboratorio Cárnico dentro del centro, el cual cuenta con los equipos y herramientas necesarias para el proceso de destace y elaboración de alimentos.

Las nuevas instalaciones permitirán que los estudiantes desarrollen sus capacidades y puedan incursionar en el mercado laboral de manera positiva, una vez finalizada la carrera, tomando en cuenta que los estudiantes durante dos años reciben la suficiente formación teórica y práctica.

“Ahora nuestros estudiantes tienen mejores condiciones, tecnología y espacio para desarrollar sus conocimientos en la parte técnica y de esta manera ser personas de bien para nuestro país. La planta está compuesta por un área en el que se ubica el animal previo al destace, luego está el área de matanza, área de procesamiento y un salón de clases, donde los estudiantes estarán alternando la práctica con la teoría” afirmó Lorena Suarez, directora del centro.

“La planta garantiza que los 59 estudiantes de la carrera de técnica de Agroindustria de Alimentos puedan dar atención técnica a las empresas que demanden sus servicios, además los muchachos podrán elaborar embutidos y alimentos a base de carne de res, cerdo y aves, los que son para el autoconsumo, tomando en cuenta que muchos de nuestros estudiantes son becados internos” añadió.

Estudiantes con visión de futuro

El tecnológico "Germán Pomares" cuenta con estudiantes originarios de otros municipios del país, mostrando de esta manera que la educación técnica llega a todos los niveles y sitios, por ello, quienes forman parte de la gran familia del Tecnológico Nacional, afirman que la oportunidad de estudio brindada por el Buen Gobierno Sandinista es de suma importancia para garantizar su futuro.

“Estamos muy contentos con los nuevos equipos que han sido instalados y con los conocimientos que nos brindan nuestros docentes, lo cual nos van a permitir ser excelentes profesionales. Actualmente me dedico al comercio por cuenta propia y el hecho de estudiar agroindustria me va a permitir establecer mi propio negocio en el cual podré comercializar alimentos que yo misma voy a elaborar” afirmó Jessenia Somoza.

“El nuevo laboratorio nos permite realizar las prácticas correspondientes a las asignaturas, la verdad es que antes teníamos un espacio más reducido donde llevarlas a cabo, sin embargo ahora estamos más cómodos, lo cual facilita el aprendizaje. El estudiar esta carrera me ha motivado a seguir adelante y mi sueño es ser un pequeño empresario en mi comunidad de San Lucas, Madriz” destacó Álvaro Vílchez.

La nueva planta procesadora cuenta con equipos de gran importancia para la elaboración de alimentos, sierra de cinta para carne, embutidora hidráulica, báscula electrónica, entre otras herramientas que contribuirán al crecimiento profesional de los estudiantes.