El próximo 19 de junio el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, que preside el Comandante Daniel Ortega Saavedra, a través del Instituto Nacional Forestal (Inafor), el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena), las alcaldías y productores del departamento de León iniciarán la instalación de las cortinas rompe-viento, a fin de aminorar el impacto de los vientos en las comunidades de dichas municipalidades.

León, La Paz Centro, Nagarote, Malpaisillo, Quezalguaque y Telica son los seis municipios de este departamento del occidente del país, donde se instalarán más de 250 kilómetros de cortinas rompe-viento a base de arboles de eucalipto, acacia y sardinillo.

El Inafor junto al Marena, con el apoyo de la Planta de Tratamiento de Managua, ha dotado a cada una de las municipalidades de un vivero forestal, entregándoles las semillas de las tres variedades de arboles, las bolsas y el abono orgánico Biosol para ir preparando la instalación de las cortinas.

“Estamos trabajando en garantizarle a todos los municipios que están involucrados en la instalación de las Cortinas Rompe-viento, a través de la alianza con productores, municipalidades y todas las instituciones del Sistema, un material genético que sea apropiado y que garantice la germinación, dado que nosotros tenemos un tiempo prudencial de acuerdo al clima, que debemos establecerla, por tanto necesitábamos garantizar semillas de alto poder germinativo, que es más o menos lo que se distribuyó en estos seis municipios”, expresó Oscar Romero Meléndez, delegado regional del Inafor para León y Chinandega.

Romero Meléndez explicó que se espera iniciar el primero kilómetro de cortinas rompeviento en el municipio de León el 19 de junio, siendo esa también la fecha en que arrancará la Cruzada Nacional de Reforestación, en búsqueda de retomar los esfuerzos desarrollados por el Gobierno Sandinista en la década de los 80 para la protección del suelo y la salud de las familias nicaragüenses, contribuyendo a mejorar el medio ambiente.

La semilla que es entregada a cada uno de las municipalidades para el establecimiento de sus viveros forestales es previamente analizada en los laboratorios del Banco de Semillas del Inafor, donde pasan por un proceso de selección para entregar un material genéticamente probado y con mayor rendimiento.

“El eucalipto es una semilla bien particular, que cuando el fruto se abre desprende hacia arriba junto con su semilla, nosotros lo que queremos es la calidad en la semilla y para eso necesitamos hacer este proceso de percolado con una zaranda que tiene una malla con orificios que nos permitirán que la semilla quede totalmente arriba y lo que es la materia inerte o aserrín quede abajo, nosotros zarandeamos y lo que va quedando en la zaranda es la semilla, esta semilla tiene un 90% de pureza, lo que garantizará que se logre la germinación de 600 mil plantas por kilogramo de semilla limpia, sin embargo los restos que han pasado por la zaranda también vuelven a pasar por otro proceso para ir rescatando muchas más semilla”, dijo Zayda Talavera, responsable de Producción del Banco de Semillas del Inafor.

Glenda Isabel Oviedo, funcionaria del Marena, detalló que de momento se está realizando el diagnóstico para el establecimiento de las cortinas y de esa manera determinar cuántas plantas forestales se les entregarán a cada uno de los productores de los seis municipios que se sumarán a esta iniciativa que pretende cubrir 250 kilómetros en León, 50 kilómetros en Telica, 30 kilómetros en Larreynaga-Malpaisillo y 20 kilómetros para los municipios de La Paz Centro, Nagarote y Quezalguaque, en lo corresponde al 2015.

“[…] Además de que estamos viendo en el vivero las diferentes plantas que serán distribuidas a los diferentes productores, cada municipio tiene una proyección para este año 2015 del establecimiento de las Cortinas Rompe Viento, donde vamos a utilizar las diferentes especies de eucalipto, sardinillo, acacia y otras especies que iremos entregando a los productores para la conservación del suelo y además proteger las fincas”, agregó Oviedo.

“La idea es que el productor vaya incorporando el componente forestal, ir creando microclimas en las fincas y de esa forma regular la temperatura ambiental de sus propiedades y a la vez darle un mayor valor a su propiedad”, declaró Norberto González, responsable de la Unidad Ambiental de la Alcaldía de Malpaisillo.