En el municipio más grande del departamento de Rivas existen unas 50 playas, de estas 10 son ubicadas entre las mejores del mundo para practicar el surf, una disciplina deportiva cuyo impacto está dinamizando la economía de las comunidades rurales de Tola.

En la zona se han desarrollado complejos turísticos cinco estrellas como Guacalito de la Isla, Hacienda Iguana, Rancho Santa Ana, y se espera que en los próximos años otros proyectos millonarios se instalen en las hermosas playas de Tola.

Pero a la par de esas iniciativas, muchos pequeños y medianos negocios de servicios turísticos como hoteles, bares y restaurantes están aprovechando el auge del sector turismo para generar desarrollo económico y social en sus comunidades.

Próximamente, los ojos del mundo estarán puestos nuevamente sobre ese municipio, porque en Playa Popoyo se realizará una nueva edición del campeonato de Surf de la ISA, una actividad de carácter mundial que movilizará a unas 40 mil personas entre nacionales y extranjeros hacia las playas de Tola, y que es transmitido ampliamente por cadenas de televisión especializadas a millones de televidentes en el mundo.

Creciendo cada día

Playa Gigante es un lugar paradisíaco, es una pequeña comunidad de pescadores que a diario extraen las delicias del mar que comercializan en los negocios locales y en el municipio de Tola.

Margarita Arriola, propietaria del Restaurante El Mirador, se siente orgullosa al hablar de su comunidad y de los negocios que como el suyo han prosperado gracias al turismo.

“En los últimos años el turismo le ha cambiado el rostro a la comunidad. Cada año van aumentando las visitas y eso es muy bueno, vienen nacionales y extranjeros a disfrutar de las playas y la comida”, asegura.

Arriola considera que gracias al mantenimiento que el gobierno municipal le da a los caminos, los turistas están descubriendo ese destino.

“Esto ha tenido un impacto positivo en la llegada de turistas, y en la comunidad hemos aprovechado para instalar más negocios, ahora hay más hostales, bares y otros servicios como renta de vehículos, servicios de tour operadoras y escuelas de idiomas”, expuso.

Alejandro Amador, propietario de Bar Rumba, en la Comunidad El Limón 2, comenta que su negocio nació en el año 2010.

Amador comenta que en temporada baja llegan a las playas Jiquelite, Popoyo y Colorado entre 80 y 100 surfistas internacionales.

“Después del mundial hemos visto afluencia de turismo, muchas personas se quedan viviendo, traen amigos, se viven comunicando y unos llaman otros. Tenemos tres playas seguidas muy buenas, Colorado, Santa Ana Jiquelite y Popoyo Sardina”, indicó.

Según este pequeño empresario, el turismo está dinamizando el comercio. “Los pescadores venden más productos, el turismo busca comer pescado fresco y se genera trabajo, los hoteles emplean a personal de la zona, tienen que desarrollar procesos de capacitación para que el servicio tenga calidad, todo eso va moviendo recursos humanos y económicos”, agregó.

Trabajo complementario entre empresarios y gobierno

Yolanda Bustos, propietaria de Yolanda’s Café, en la comunidad El Limón 2, es propietaria de un comedor donde puede atender a más de 100 personas a la vez.

Ella cuenta que su negocio tiene más de 15 años, pero en los últimos 5 ha visto como el ingreso de turistas a Tola es cada vez más constante.

“Desde que comencé a trabajar en esto no he parado y eso que soy una mujer sola”, dice sonriendo.

Para esta veterana emprendedora del sector turismo, mucho del desarrollo de la zona tiene que ver con el trabajo conjunto entre el gobierno y los pequeños y medianos empresarios.

“A mí me han apoyado con preparación, he estudiado cocina, he recibido capacitaciones sobre atención al cliente, todo eso me ha apoyado y gracias a Dios he salido adelante”, comenta mientras atiende a un grupo de comensales.

Para Bustos, el incremento del turismo genera empleo. “Yo nunca había tenido una empleada y hoy tengo 6 mujeres. Eso significa que vamos prosperando, estamos prosperados y en victorias y vamos a prosperar si nos lo proponemos”, afirma.

En Tola todos han tenido oportunidad de invertir y eso le consta a Héctor Jiménez, propietario del hotel Yaltas Inn, ubicado en Playa Guasacate.

Jiménez comenta que su inversión es reciente, aproximadamente un año, y es 100% nicaragüense.

Este emprendedor originario de Tola, explica que el crecimiento del turismo en las playas de ese municipio ha sido grande desde que comenzaron los torneos de surf.

“Esto le da la oportunidad a todos los negocios de seguir creciendo. Estamos activados para el torneo con comida mexicana y nicaragüense. Tenemos gente de Costa Rica, Chile, Brasil, Canadá, Estados Unidos y nicaragüenses”, menciona.

Además, explica que el trabajo es uno de los impactos del turismo en la zona. “Mi personal es 100% de la zona, 6 mujeres, 4 varones. Estamos haciendo un trabajo conjunto de capacitación y esto viene a darle crecimiento a la población y a las comunidades”.

Zacarías López Martínez, coordinador del Gabinete de Turismo de Tola, mencionó que los propietarios de negocios en la zona han visto y aprovechado el potencial de Tola para desarrollar el turismo y a partir de ahí generar progreso y desarrollo económico para la comunidad.