Una larga historia de angustia y sufrimiento culminó este miércoles para familias del Barrio Isaac Andino, en Mateare, al occidente del país, cuando recibieron sus títulos de propiedad, otorgados por el Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo.

Hace doce años atrás, estas casi ochenta familias que fueron tituladas por la Intendencia de la Propiedad, vivían en el Barrio ‘Los Pescadores’. Despertaban en las madrugadas, faenaban en las tranquilas aguas del Lago Xolotlán, pescando el sustento del día. Nunca pensaron que las intensas lluvias, y el crecimiento del lago, inundarían sus viviendas, ahogaría sus animales domésticos, y arrastrarías sus pocos enseres.

Brigadas especiales del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), los evacuaron hasta un remoto asentamiento sin nombre (hoy el Barrio Isaac Andino). Los Gobiernos neoliberales, los dejaron a su suerte.

Crecieron en las márgenes del lago, y en las profundidades de sus aguas encontraban el alimento. Así lo relató Tomasa Amador Valeria, de 68 años, quien recordó que al ser evacuados en aquellos días, "no eran más que pescadores sin pescados".

Este miércoles Tomasa ha recibido feliz su título de propiedad. Brigadistas de la Intendencia de la Propiedad y la Juventud Sandinista, han tocado a su puerta desde tempranas horas, y le han llevado la sorpresa. Le han entregado sus escrituras debidamente inscritas en el Registro Público de la Propiedad, “y una gran esperanza de vida”, según nos contó ella misma.

Sus seis nietos la han agasajado, alegres. Tomasa no podía creer que tras tantos años de vivir en la zozobra, ahora contaba con un documento que le da una garantía jurídica, “un respiro”, “una enorme felicidad”.

Ser evacuada junto a su familia hace 12 años, producto de las inundaciones, no era toda la historia para esta madre y abuela. El pasado 10 de abril (2014), la vivienda de ripios y viejo techo oxidado, fue derribado por un terremoto de magnitud 6,2 grados en la escala de Richter. El sismo más fuerte que había golpeado a Nicaragua, después de 1972, de acuerdo al informe del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

“Era una casita muy pequeña. Fue horrible ese día. Se movió todo, las tablas se vinieron encima, y quedamos viviendo prácticamente en el aire”, recordó Tomasa, luego de firmar el recibido de su título de propiedad esta mañana.

Efectivamente, el terremoto dejó cuantiosos daños en Mateare, La Paz Centro y Managua. El Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, enviaron respuesta inmediata, recordó esta madre. Llevaron medicinas, víveres, frazadas; “todos los Gabinetes de la Familia y los muchachos de la Juventud Sandinista, nos apoyaron, nos acompañaron en todo momento. Muchas casas estaban en el suelo, y prácticamente toda la población durmió en las calles, por temor a un nuevo sismo”, relató.

La masiva titulación que efectuó este miércoles la Intendencia de la Propiedad en Mateare, llevó evidentemente mucha alegría a estas familias, de escasos recursos, afectadas por el pasado terremoto del 10 de abril. Las autoridades de Gobierno explicaron que además de haber reconstruido esta gran cantidad de viviendas y darles una rápida respuesta a las familias afectadas, hoy les han dado garantía jurídica sobre sus propiedades, y sobre todo mejores condiciones de vida para seguir adelante.