Los glaciares del monte más alto del mundo, el Everest, podrían perder hasta un 96% de su masa para 2100, según una investigación conjunta de científicos nepaleses, holandeses y franceses publicada en la revista The Cryosphere de la Unión Europea de Ciencias sobre la Tierra.

"Los escenarios del futuro cambio climático suponen que los glaciares en la zona del Everest sigan perdiendo la masa durante el siglo XXI, para 2050 podrían reducirse a entre un 35% y un 62%, mientras que el aumento constante de temperaturas para 2100 podría llevar a la pérdida de entre un 73% y un 96% de la masa de glaciares", precisa el documento publicado en la página de la entidad.

Los científicos indican que los glaciares en la zona del Everest, en el Himalaya de Nepal, se concentran a una altura de entre 5.000 y 6.000 metros, y su sensibilidad al cambio de temperaturas es muy alta.

Además, el derretimiento de glaciares en la cuenca del río Dudh Koshi en Nepal, cuyas aguas desembocan en el río Koshi, del estado indio de Bihar en la India, podrían amenazar en futuro a la agricultura e hidroelectricidad tanto de Nepal como de la India.

Ello podría provocar también la creación de lagos glaciales bloqueados por aluviones glaciales. Las avalanchas y terremotos son capaces de destruir esas presas naturales y sus consecuencias pueden ser catastróficas ya que el flujo de los ríos en la cuenca del Koshi en Nepal podría multiplicarse por 100, provocando inundaciones.

Los investigadores se basan en los datos que se lograron recoger en los últimos 50 años. Ellos elaboraron ocho escenarios de temperatura y modelaron las consecuencias de cada uno.

Los científicos señalan que los resultados de la investigación contienen una cierta incertidumbre en el desarrollo de la situación. Sin embargo, advierten de que el área y el grosor de los glaciares podrían reducirse "incluso en el escenario más conservador".