Relativa calma y tranquilidad viven los pobladores de las comunidades Guanacastón Norte y Calle Real del Bosque, del municipio de Posoltega, ubicadas a un poco más de 10 kilómetros al norte del volcán Telica y que la tarde de este martes se vieron afectadas por la cantidad de cenizas que emanó el coloso, luego de lo que han calificado como una de las más fuertes explosiones registradas en los últimos 15 días.

Los habitantes de estas localidades afirmaron estar un poco sorprendidos por el fenómeno que ha dejado una cobertura blanca sobre los techos de sus viviendas y sobre el mismo suelo, lo que también les inquieta dado que ello podría implicar algunas afectaciones para su salud y algunos de sus cultivos, sin embargo han optado por aplicar las medidas orientadas por las autoridades para garantizar la salud de los suyos.

Socorro García relató que la explosión de la tarde del martes fue la más fuerte que han escuchado y sentido, algo que no pueden negar que les está afectando, dado que los vientos levantan un poco de polvo que ahora va acompañado de cenizas y eso a su representa un riesgo para las vías respiratorias y ahora sienten que se les dificulta respirar.

“Nosotros no salimos de adentro (de la casa) cuando eso está (caen cenizas), tapamos los alimentos, el agua que tomamos y el agua para preparar los alimentos, protegiendo a los animales, a los niños que nos los dejamos salir de la casa en ese momento”, comentó García.

García señaló que en días anteriores la caída de cenizas ha sido menor y este martes fueron sorprendidos por una mayor caída de producto volcánico, algo que nunca había visto durante los años que lleva viviendo en la comunidad Calle Real del Bosque.
Jorge López Sarria, también habitante de Calle Real, indicó que la cantidad de cenizas que ha caído sobre su comunidad ha generado preocupación en su familia y que en ese sentido han optado por tomar las medidas pertinentes para evitar la menor exposición a esta mientras cae, como tapar el los alimentos, tapar el agua de consumo y de los animales para evitar enfermedades.

“El día de ayer martes se intensificó a eso de la 1:00 de la tarde, ustedes pueden notar el patio, el techo de la casa donde está la evidencia de que ha caído en gran cantidad la ceniza, que no solamente nos afecta la salud sino también los siembros”, añadió López.

“Nosotros hemos estado tapando las cosas, tapándonos la cabeza, no salir mucho porque sabemos que nos afecta, incluso me siento como afónica, con resequedad en la garganta y esperamos que no se vaya a agravar la situación”, declaró Cándida Paulina Soto.

Desde el Gobierno municipal de esta localidad del departamento de Chinandega, se le ha venido dando seguimiento a la situación, realizando monitoreo constante de las afectaciones que este fenómeno podría producir en las viviendas de las comunidades cercanas, de cara a brindar la asistencia necesaria.

“Nosotros hemos trabajado con el COMUPRED, hemos andado visitando a las familias, a los equipos de trabajo político, a los COBUPRED en cada una de las comunidades y hemos recomendado normas de conducta como tapar el agua, los alimentos, proteger el cabello, proteger la vista y evitar salir de sus casas, mantener la calma y estar atentos a la información que el Sinapred nos brinde”, explicó Gerardo Ramón Reyes, responsable de Gestión de Riesgo Municipal.