35 madres de héroes y Mártires del Distrito V de la Managua fueron homenajeadas en la Iglesia Cristo Rey.

Tras una misa, las madres recibieron una serenata y un convivio anticipando los festejos del 30 de Mayo.

Paola Larios, del Gabinete de la Familia del Distrito V, explicó que “Esta misa es en acción de gracias a esas madres que ofrendaron lo más grande de la vida, a como es la sangre bendita de sus hijos, que gracias a ellos tenemos una patria en libertad”.

“Las madres que no pudieron venir van a tener su atención especial desde su hogar. Nosotros como distrito les damos un acompañamiento psicosocial, le damos acompañamientos legales si se amerita, también todos los meses por más de cinco años hemos seguido las jornadas de salud que es cada jueves y viernes de cada mes”, agregó.

Este 30 de mayo estas madres luchadoras recibirán serenata y un convivio lleno de alegría en el cual se espera la participación de unas 150 madres.

Madres y maestras de sus hijos

Andrea Serrano Gutiérrez, manifestó que ella desde pequeños les enseñó a sus hijos a amar Nicaragua y defenderla.

“Mi hijos Enrique y Oscar Gutiérrez cayeron en Batahola. Yo fui de la juventud patriótica, fui madre y maestra de mis hijos”.

“Vi cómo el Comandante Carlos Fonseca se ponía muy humildemente con nosotras a platicar cómo era la lucha, los pasos que podíamos dar y lo que no podíamos hacer para contrarrestar a la Guardia”.

Resaltó que “Mis hijos cayeron por amor al pueblo, para que se acabaran los problemas y dejara de sufrir la niñez, que ahora tiene más facilidades que el gobierno le está dando”.

Asimismo, la señora Celina Pérez Picado, destacó sentirse contenta cada que participa de las actividades que realizan en homenaje a ellas y a sus tres hijos caídos.

“Me siento acogida, me siento acompañada, reforzada mi vida en este momento. Tres hijos se me fueron en la guerra junto a mi marido y mi vida la siento sola, pero estos eventos me dan alegría”.

Me siento protegida por el gobierno y tengo la fe y la esperanza que algún día hablaré con él (comandante Daniel Ortega) y le diré lo que necesito y me siento contenta porque esto es por mis hijos”.

Recordó muy emocionada que sus hijos sufrieron una emboscada cerca de San Ramón.

“Nosotros llevábamos un material como a las cuatro de la mañana y nos emboscaron y a mí me pegaron un tiro por el que perdí mi pulmón izquierdo”.

Celina y Andrea son dos madres luchadoras, incansables, ejemplo de amor y entrega a como miles de mujeres en Nicaragua que perdieron a sus hijos por ver hoy una Nicaragua en paz y prosperidad.