Hideaki Anno, el creador de Neon Genesis Evangelion (una de las series japonesas más icónicas de todos los tiempos), dio unas estremecedoras declaraciones a una agencia de noticias rusa donde afirma que los días del anime, tal como se le conoce, están llegando a su fin, y que su muerte es “una cuestión de tiempo”.

“La animación japonesa está en declive, y ya ha llegado a su máximo. Lo que sigue después es una muerte inevitable y después de que muera habrá un nuevo resurgimiento,” afirmó, para luego proseguir: “No creo que la industria de la animación japonesa vaya a morir del todo, continuará habiendo anime, pero no en las condiciones que han dado lugar a los éxitos de los últimos años”, dijo a RIA Novosti.

Hace énfasis en que otros países de Asia, como Taiwan, están despuntando con nuevo contenido animado que tarde o temprano tomará la delantera; un movimiento vanguardista cuyo centro no estará en el país nipón.

Por supuesto, es imposible determinar si sus opiniones serán proféticas, pero no es ningún secreto que últimamente la industria de animación japonesa viene siendo objeto de varias críticas negativas debido a su nivel de calidad.