La Dirección de Meteorología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) ha detectado en el mes de mayo cambios acelerados en la temperatura atmosférica y oceánica.

En el caso del Atlántico se registra un proceso de enfriamiento de la temperatura, mientras que en el Pacífico se detecta un calentamiento, “lo cual es una señal consistente con el fenómeno de establecimiento gradual de El Niño”, explica el doctor José Milán, asesor científico del Ineter.

Sin embargo, Milán destaca que estas variaciones no despejan la incógnita sobre la magnitud que tendría este fenómeno en el país, de llegar a instalarse.

“El hecho fundamental que tenemos hoy es una gran incertidumbre, porque se están produciendo estos cambios, pero no tenemos una visión clara hacia qué condición vamos”, refiere.

En este sentido, señala que existen tres posibles escenarios del fenómeno. El primero, un “Niño débil” con precipitaciones casi en el régimen de lo normal; el segundo, un régimen deficitario de lluvias, variable en dependencia de la zona; y el tercero, una marcada disminución de entre el 60 al 70% de las precipitaciones a nivel nacional.

“Estos son escenarios porque no tenemos certeza, ni suficiente información, hacia dónde, de estos escenarios, vamos”, subraya.

El experto explica que El Niño está establecido pero con muy debil, aunque manifiesta que de darse, éste podría extenderse hasta el mes de septiembre.

En referencia a las lluvias, el Ineter reporta que este fin de semana hubo precipitaciones de ligeras a moderadas en las regiones del Caribe y en el centro y sur del país. Las proyecciones para las próximas 24 horas son lluvias dispersas y cielos nublados en Caribe norte y sur, y nublados parciales y lluvias ligeras para el resto del país.