Los líderes de los partidos emergentes que amenazan con cambiar el mapa político español, Podemos y Ciudadanos, coincidieron en estimar que las elecciones locales de hoy generarán un proceso de cambios considerables en el país.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, estimó que los comicios constituirán el inicio del cambio político en los ayuntamientos y comunidades autónomas, pero también en España.

No obstante, Iglesias, quien encabeza una organización con programa cercano a la izquierda, rechazó analizar los resultados como si fueran la primera vuelta de las elecciones generales a realizarse a fines de año.

Son procesos electorales distintos, pero forman parte de un mismo ciclo: el del cambio, dijo el profesor universitario a reporteros luego de depositar su voto en un colegio del barrio capitalino de Vallecas.

Podemos irrumpió en el panorama nacional en las elecciones al Parlamento Europeo hace un año y con solo cuatro meses de creado recibió 1,2 millones de votos y ganó siete eurodiputados, tras lo cual registró un ascenso explosivo en las encuestas.

Aunque no participa en las elecciones municipales, Podemos lo hace junto a otros partidos y movimientos sociales en alianzas formadas en varias localidades y sí presentó sus listas propias en las comunidades autónomas.

De otro lado, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, pidió también votar por un cambio de la política tradicional dominada desde la década de 1980 por los partidos Popular (PP) y Socialista Obrero Español (PSOE).

Tras votar en el barrio del Eixample en Barcelona, Rivera afirmó que las elecciones se realizan en clave de cambio tanto en España como en Cataluña, aunque en esta región atribuyó mayor peso a las políticas locales que al debate sobre la independencia.

Los comicios, agregó el político español mejor valorado en las encuestas, no son sólo una cita electoral más, sino una fecha para iniciar una nueva etapa política en España, en la cual -en su criterio- su partido tendrá un papel importante.

Ciudadanos es una organización de origen catalán que hace pocos meses adquirió dimensión nacional con un autodeclarado perfil de centroizquierda, pero percibido por la mayoría de la población y analistas como una organización de derecha o centroderecha.

Según encuestas, las elecciones locales estarán caracterizadas por la dispersión de votos entre el PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos, con muy pocas posibilidades de que alguno de ellos obtenga mayoría absoluta en la mayoría de municipios y regiones.