El Movimiento de La Renovación Carismática del departamento de Masaya, celebró junto al pueblo católico de las parroquias del casco urbano una pequeña procesión con antorchas invocando al Espíritu Santo.

Con la vigilia de Pentecostés, se cerró el ciclo de la pascua en la que participaron centenares de creyentes.

El padre Bismarck Conde, párroco de La Asunción, resaltó que en esta noche los fieles católicos deben recordar “La promesa que Jesús había hecho a sus discípulos ‘Es necesario que yo me vaya, pero el Padre enviará al defensor’, como iglesia después de la asunción nos hemos preparado nueve días para este acontecimiento”.

“El Espíritu Santo es el pulmón de la iglesia, podríamos decir que sin el Espíritu la iglesia estuviera muerta, por eso hoy le pedimos al Padre que el Espíritu se haga presente en ser y quehacer de la iglesia en todo el mundo”, enfatizó.

El señor Freddy Días de la Parroquia de San Jerónimo, comentó que desde pequeño recuerda el pasaje en el que “Los Apóstoles estuvieron durante 9 días en oración en conjunto con la virgen María y un día domingo el Espíritu Santo se derramó sobre todos ellos, por eso para nosotros como católicos tiene una gran importancia porque estamos esperando la venida del Señor con esta vigilia”.

Por su parte, Ritana Miranda, manifestó que la iglesia celebra a María y al Espíritu Santo.

“Amamos a la Virgen porque es la madre de Dios y en su advocación de María Auxiliadora es importante porque ella nos da auxilio, consuelo en todas nuestras tribulaciones”.

“Hoy celebramos pentecostés cuando bajó el Espíritu Santo a los apóstoles y a la Virgen María. Fueron lenguas de fuego las que se posaron sobre cada apóstol”, Mirna del Socorro Solís.

El recorrido salió de la Iglesia San Miguel, pasó por la parroquia Asunción, San Jerónimo, El Calvario y la Parroquia de la Santísima Trinidad.