El Nuncio Apostólico Fortunatus Nwachukwu, calificó como una “cosa bella” la celebración en San Salvador, El Salvador de la beatificación de Monseñor Oscar Arnulfo Romero, decisión aprobada por el Papa Francisco, por su martirio en defensa de la vida, la justicia y la paz.

En el marco del II Festival del Cuerpo Diplomático acreditado en nuestro país, el representante de Su Santidad Francisco, manifestó que Monseñor Oscar Arnulfo Romero, fue una figura que siempre veló y clamó por el interés del pueblo.

“Es una bella cosa, es una cosa bella tener una figura de referencia, una figura sana, una figura que representa el interés del pueblo. ¿Por qué? La vida humana cuando no tiene orientación se pierde, pero cuando tenemos puntos de orientación, puntos de referencia se puede caminar y eso representa Monseñor Oscar Arnulfo”, comentó Nwachukwu.

Agregó que el beato Oscar Arnulfo Romero, desde su pensamiento y legado, no es una figura solamente de El Salvador, sino para América Latina y para el mundo.

“Hay que destacar de Monseñor Oscar Arnulfo, su cercanía a las personas más necesitadas, su valentía aún en medio de amenazas, hasta amenazas de muerte, de su capacidad de quedar aferrado a los valores de Cristo, a favor de los pobres, a favor de los más necesitados”, concluyó el Nuncio Fortunatus.

Este sábado centenares de miles salvadoreños y de otras naciones se congregaron en la capital salvadoreña, para celebrar la beatificación de Monseñor Oscar Arnulfo Romero, quien de esta manera, pasa a ser un Mártir de la Iglesia Católica.