Por segundo año consecutivo, la Plaza de Colores en el Puerto Salvador Allende acogió el Festival del Cuerpo Diplomático, una iniciativa impulsada por el Nuncio Apostólico Fortunatus Nwachukwu para promover el Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y Desarrollo, que se celebra cada 23 de mayo.

En esta segunda edición del Festival del Cuerpo Diplomático, participaron las sedes diplomáticas de Perú, Venezuela, Cuba, Ecuador, Honduras, El Salvador, Palestina, Colombia, Federación de Rusia, Alemania, República Dominicana, Francia, Argentina, México, Guatemala, Irán, la Unión Europea, Taiwán, Corea, La Nunciatura Apostólica y España, todos mostrando su cultura, gastronomía y sus deseos de contribuir por un mundo de paz y de diálogo.

Nwachukwu, subrayó que el festival tiene el objetivo que los nicaragüenses conozcan el trabajo de las diferentes misiones diplomáticas acreditadas ante el Estado de Nicaragua, incluyendo su cultural y comidas tradicionales.

Por Nicaragua participó el Canciller de la República, compañero Samuel Santos, además el Ministerio de Economía Familiar dispuso de un stand en el que participaron pequeños y medianos artesanos y productores.

Santos afirmó que este evento simboliza la hermandad y la amistad de cada una de las naciones con el pueblo de Nicaragua.

“Es una actividad donde las expresiones culturales de nuestros pueblos, donde la amistad entre todos nuestros pueblos es un buen reflejo de esto y el Presidente Daniel Ortega me pidió que en nombre de él y de la compañera Rosario Murillo, saludara a todas las embajadas y a todo el pueblo nicaragüense”, expresó el canciller.

“Es un evento para dar a conocer mejor el trabajo de estas misiones diplomáticas acreditadas ante el gobierno y también unir un poco más a estas misiones, también a dar conocer más a los pueblos que representan, sus culturas, su sabor gastronómico, sus bailes, cantos y distintas expresiones”, destacó Nwachukwu que prometió mantener la actividad cada año.

El embajador de Rusia, Nicolai Vladimir, calificó el festival como la oportunidad perfecta de los países con presencia en Nicaragua, para que den a conocer el trabajo que permite fortalecer la amistad, solidaridad y unión entre los pueblos del mundo.

“Es una oportunidad para conocer la cultura, la gastronomía y la artesanía de los países”, planteó Vladimir.

En tanto el embajador de Venezuela, Javier Arrúe agradeció a Nicaragua por permitir a todas las embajadas por “mostrar un pedacito de nuestra alma, de nuestra tierra, de nuestro pueblo y por eso es muy bonito poder compartir con todos los países que tenemos representaciones diplomáticas en Nicaragua”.

“Este es el verdadero camino de la integración, porque para podernos amar, primero tenemos que conocer y yo creo que eso es lo importante”, agregó Arrúe.

“Le damos las gracias al pueblo de Nicaragua, al gobierno, porque nos ha dado una gran oportunidad para que podamos dar a conocer directamente las 24 culturas, la gente viene a probar diferentes comidas y conocer nuestras culturas”, señaló el embajador de Taiwán Rolando Chuang, el que personalmente estuvo escribiendo en mandarín los nombres de nicaragüenses que lo solicitaron en el stand de esa nación asiática.