Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo, durante la homilía en honor a la Virgen Santísima María Auxiliadora, manifestó estar celebrando junto a toda Centroamérica la beatificación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

“Es una fiesta que alegra a toda Centroamérica, al mundo y a todos los que lo conocieron. Monseñor Romero trabajó y tenía una vocación preferencial por los pobres”, dijo el Cardenal Miguel.

Su Eminencia recordó haber tenido el privilegio de conocer y platicar en muchas oportunidades con Monseñor Romero.

“Lo conocí, somos amigos y él estará gozando de la Paz del Señor. Romero fue un hombre bueno y trabajador”.

“Los católicos se alegran y en El Salvador la gente debe estar con mucho entusiasmo en la beatificación de este hombre, que dio su vida por amor a Cristo y denunció las situaciones de injusticia”, culminó.