Unas 400 familias de Ciudad Belén recibieron la visita de promotores de las Consejerías Familiares del Ministerio de la Familia y equipos de la Comisaría de la Mujer, Niñez y Familia de la Policía Nacional.

El objetivo es lograr erradicar la violencia hacia las mujeres y los niños para así alcanzar la armonía en el hogar, unidad familiar, amor a los hijos y entre la pareja.

El caso que más afecta a la población de la recién inaugurada urbanización Ciudad Belén es el maltrato a los hijos, pero con este esfuerzo en conjunto se espera en corto tiempo dejar a un lado la violencia física y psicológica.

Bertha Garay Murillo, de la comisión de género del distrito VI, comentó que están trabajando de la mano con padres y madres para lograr erradicar la violencia.

“Les orientamos cómo atender a los niños y niñas, cómo poner los límites, cómo educar con ternura y amor sin necesidad de castigar. Tenemos casos de niños maltratados que ya han sido captados, gracias a Dios hemos ayudado a esa familia para sacarlos adelante”.

“Está dando continuidad al plan de consejería móviles comunitaria familiar que se desarrollan a lo largo y ancho de todo el país. Estamos en Ciudad Belén para visitar a las familias para llevarles el mensaje de amor, de respeto y tolerancia; de cómo hacer para vivir mejor y feliz para resolver los problemas de desavenencia en los hogares”, explicó la directora de la Comisaría de la Mujer, Niñez y Adolescencia, Comisionada Mayor Erlinda Castillo.

Las madres de familias manifestaron estar conscientes de la necesidad que existe de garantizar amor y un buen trato a los hijos.

Yorleni Vargas mencionó que “Los niños son la prioridad por lo tanto me parece excelente que le ayuden a las madres a educarlos sin llegar a la violencia”.

“Yo me siento feliz y contenta porque a raíz de esta visita me imagino que se van a erradicar muchas cosas como la violencia intrafamiliar. En mi caso no paso por eso, pero sé de mucha gente que sufre”, mencionó Yorleni Vargas.

Inés Washington, resaltó que para llevarse bien entre los vecinos es necesario aprender a amar a la familia.

“Con amor, comprensión y mucho respeto debemos vivir todos alrededor. Si hay problemas tenemos que hablar con las personas para ayudarlos, pero primero tenemos que ayudar a nuestra familia”.

Además, indicó que como madre los folletos le ayudan a mejorar la educación de sus hijos.

“Esto es bueno porque así uno termina de criar a sus hijos con valores y también nos ayuda para que sepamos llevarnos con los vecinos”.

“Son consejos importantes para todos aquellos padres que le hacen groserías a los hijos o les dicen cosas malas”.