El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, saludó hoy la beatificación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

El mandatario felicitó a los salvadoreños, y definió al religioso como "un sacerdote inteligente y un hombre valiente".

En un comunicado de prensa, el mandatario agradeció al papa Francisco y lo felicitó, por su decisión de beatificar al salvadoreño.

Obama manifesta en su escrito que espera que la visión del Arzobispo Romero "sea capaz de inspirarnos a todos a respetar la dignidad de todos los seres humanos y a trabajar por la justicia y por la paz en nuestro hemisferio y el resto del mundo."