La Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (Cosude) en conjunto con la Unión Nicaragüense para la Responsabilidad Social Empresarial (UNIRSE) desarrollaron un proyecto que permitió a una serie de empresas desarrollar sus estrategias de adaptación al cambio climático.

Fabrizio Poretti, director residente adjunto del Cosude, explicó que la cooperación suiza está empujando el abordaje del cambio climático con el sector privado para que se apropien y empiecen a hacer medidas de adaptación.

“Con Unirse hicimos este puente entre la responsabilidad social empresarial y el sector privado en relación al cambio climático. Despues de un año de trabajo tenemos 27 empresas que fueron acompañadas por nuestros consultores y les ha permitido ver cuáles son los costos beneficios de adaptarse al cambio climático y ver lo que tienen que hacer para adaptarse mejor al cambio climático y al final ahorrar dinero. Si una empresa está preparada al próximo evento climático la empresa puede tener un ahorro muy importante”, puntualizó Poretti.

Matthias Dietrich, director ejecutivo de la Unión Nicaragüense para la Responsabilidad Social Empresarial (UNIRSE), señaló que se logró establecer planes de adaptación al cambio climático en 35 empresas nicaragüenses.

“Al final del proyecto nos quedamos con la metodología del proyecto y con un equipo altamente capacitado de consultores que ahora son parte de la oferta de unirse para todas las empresas nicaragüenses que tienen interés en hacer su plan de adaptación al cambio climático”, indicó.

“Hemos visto que hay muy poca información sobre el tema, mucha gente habla de medio ambiente, de la preocupación por el cambio climático, pero nadie sabe exactamente cuáles son las medidas de la adaptación al cambio climático. Pero el proyecto nos ha apoyado a profundizar ese conocimiento, ahora tenemos en las empresas más sensibilidad respecto al tema del cambio climático”, agregó Dietrich.

Por su parte, beneficiarios del proyecto explicaron que ahora cuentan con una herramienta que les permitirá tomar las mejores decisiones e implementar medidas de adaptación al cambio climático.

Migdalia Espinoza, representante de Nicafrancia, dijo que la finca cuenta con una herramienta donde hay un historial de todas las eventualidades que se han dado.

“A través del programa nos quedan las medidas que se pueden implementar en un momento de sequía. Lo más importante de este programa es que nos quedó una herramienta que sirve al sector cafetalero, como sector la podemos compartir y validar”, puntualizó.

Jairo Picado, de la empresa Ojo de Agua en la Isla de Ometepe, dijo que ahora la empresa piensa más en las consecuencias del cambio climático y las medidas de adaptación que pueden realizar.

“Hemos implementado acciones como pasar de la agricultura tradicional a una agricultura orgánica, cambiar de línea de consumo de productos a la línea verde”, indicó Picado.