Los estudiantes de la Universidad Nacional Agraria (UNA) conocieron los resultados de la Campaña de la Tortuga Marina “Ayúdame a Vivir 2014–2015”, la cual fue ejecutada por el Marena y esta casa de estudios.

La campaña fortaleció todas las acciones de protección hacia los quelonios, los cuales son una especie en peligro de extinción.

Augusto Flores, viceministro del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) insistió en que los resultados de la campaña se obtuvieron gracias al trabajo articulado que desarrollaron las comunidades involucradas, la Universidad Nacional Agraria, la empresa privada y las instituciones estatales.

“Nosotros somos facilitadores y coordinadores de una serie de actividades para la protección de la tortuga, entre ellas capacitación, manejo, articulación con el ejército para la protección y tenemos algunos proyectos específicos relacionados con la protección, con la creación de viveros para el crecimiento de tortuguillos”, indicó.

El mejor resultado de la campaña fue que la cantidad de tortuguillos que arribaron a las playas de Chacocente y La Flor, aumentó considerablemente, sostuvo el Viceministro.

“La cantidad de tortugas que arriban en las playas, Chacocente y La Flor, ha ido aumentando, eso quiere decir que las actividades de articulación con los actores está dando excelentes resultados que se reflejan en esas estadísticas. Año con año hemos venido manteniendo o superando la cantidad de tortugas que arriban”, aseguró.

Por su parte Emelina Tapia, coordinadora de la carrera de ingeniería en recursos naturales, dijo que gracias a las acciones de la campaña los estudiantes pueden conocer la realidad que se vive en el país respecto a las tortugas.

Esto “les servirá a los estudiantes para conocer más sobre la temática y desarrollar una conciencia ambiental critica”, indicó.

Jeffry Cruz, coordinador del refugio de vida silvestre Chacocente, presentó una de las experiencias a los estudiantes.

Cruz dijo que desde el 2009 las anidaciones han venido creciendo en más de 52 mil anidaciones por año. Comentó que entre el 2012 y el 2013 se alcanzó un pico de 72 mil 140 anidaciones, mientras que en el 2015 se llegó a 70 mil anidaciones.

En cuanto a la liberación de tortuguillos, precisó que en el 2008 se liberaron más de un millón, mientras que entre 2012 y 2013 se liberaron un millón 750 mil tortuguillos.

Este último año se liberaron más de medio millón de tortuguillos, cantidad menor debido a factores como el cambio climático y el aumento de la temperatura, explicó.