El próximo 23 de mayo, Monseñor Óscar Arnulfo Romero será beatificado en una multitudinaria ceremonia en San Salvador, lo que ha valido el reconocimiento de quienes lo conocieron y tuvieron la oportunidad de compartir algunos momentos con él.

El Arzobispo Emérito de Managua, Su Eminencia Cardenal Miguel Obando Bravo, afirmó que la beatificación de Monseñor Romero es un verdadero motivo de alegría para los centroamericanos, animándonos a seguir a Cristo que es camino, verdad y vida, dado que es un santo que nombrará la iglesia para que lo tomemos como ejemplo.

“Yo creo que todos tenemos que alegrarnos, sobre todo los católicos porque realmente vamos a tener un santo centroamericano. Y ojalá que todos nosotros trabajemos por la santidad, porque tenemos obligación de ser santos, porque Cristo ha muerto por nosotros para que tengamos vida y la tengamos en abundancia”, expresó Su Eminencia.

El Cardenal Miguel recordó la comunicación constante que mantuvo con Monseñor Romero, a quien conoció muy de cerca, habiéndose destacado por su opción preferencial por los pobres, un hombre muy cristiano y devoto de la Santísima Virgen María.

“Yo conocí a Monseñor Romero, un hombre muy piadoso, un hombre que realmente dio su vida en defensa de la iglesia y creo que desde la iglesia estará jugando un papel importante y acordándose de nosotros, que formamos parte de la iglesia militante”, comentó.

Indicó que ahora que será beatificado, los católicos debemos seguir el ejemplo de Monseñor Romero, sobretodo en sus virtudes como la humildad, la caridad, el amor a Dios y el amor al prójimo.

En febrero pasado, el Papa Francisco firmó el decreto que reconoció a Romero como mártir de la iglesia y con ello se dio apertura al proceso de beatificación que se llevará a cabo este sábado.