Este jueves concluyó el Seminario del Caribe del III Decenio Internacional Para la Erradicación del Colonialismo, de la Organización de Naciones Unidas (ONU), realizado en Managua desde el pasado 19 de mayo.

Durante las sesiones, los miembros presentes del Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas debatieron en torno a los mecanismos necesarios para erradicar por completo los reconocidos en la Naciones Unidas como territorios no autónomos.

Al concluir del seminario, el Padre Miguel D’Escoto, ex presidente de la Asamblea General de la ONU durante su 63° periodo y asesor del Presidente Daniel Ortega, felicitó la realización del encuentro y adelantó sobre los importantes aportes que se verterán en Julio.

“Eso no quiere decir que nos tenemos que sentar en nuestros laureles y quedarnos parados”, sentenció.

Durante su intervención, recordó que en la República Árabe Saharaui Democrática, no se ha hecho una inspección in situ desde hace unos 20 años para determinar el reclamo de Marruecos sobre ese territorio.

Al mismo tiempo, recordó que los latinoamericanos tenemos “una espina en el costado”, haciendo alusión a los casos de Puerto Rico y de las Islas Malvinas, “parte de nuestra Patria Grande que sigue ocupada”, expuso.

Resolver diferencias pacíficamente

Para la Compañera María Rubiales, representante permanente de Nicaragua en la ONU, estas discusiones que se retomaron esta semana en nuestro país se centran en erradicar el colonialismo y lograr que las potencias colonizadoras se sienten con sus territorios no autónomos en un ambiente franco para poder resolver sus diferencias de manera pacífica.

“Vamos a tratar de trabajar por ello (lograr la independencia de los 17 territorios no autónomos en 2020), también tiene mucho que ver con la libertad política de las potencias administradoras. Los pueblos están listos para su liberación, sin embargo tenemos que ver la libertad política de las potencias administradoras”, afirmó la diplomática nicaragüense.

Colonizadores rehusan diálogo

En ese mismo orden se refirió a la actitud adoptada por algunas de esas potencias que carecen de la voluntad política para permitir la autodeterminación de aquellos territorios, que en algunos caos, son utilizados como bases militares para agredir a otros Estados.

“Pero tenemos que seguir tratando, tenemos que seguir trabajando por un mundo libre de colonialismo”, agregó.

La compañera Rubiales recordó que históricamente las potencias colonizadoras de Estados Unidos y Reino Unido han estado ausentes de los espacios de diálogo. Esta actitud ha reafirmado su popularidad de grandes ausentes, que no escuchan el clamor de los pueblos.

“Lo vemos claramente en el caso de Cuba, 188 países que votan a favor de levantar el bloqueo y continúa Cuba después de 5 décadas con un bloqueo impuesto por Estados Unidos, una comunidad internacional que aboga por un diálogo entre Estados Unidos y Venezuela y continúa Estados Unidos tomando medidas en contra de la revolución bolivariana de Venezuela”, agregó.

Los pueblos no esperan

Por su parte, el Presidente del Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas, Javier Lasso Mendoza, se refirió a la impaciencia natural de los pueblos por recuperar la soberanía y autodeterminación que les ha sido arrebatada.

“Cuando tienes colonias, cuando todavía el colonialismo en pleno siglo XXI está presente con toda la carga de brutalidad que eso representa, en cuanto niega dignidad, soberanía, independencia a los pueblos, los procesos siempre parecerán muy lentos”, explicó.

Asimismo, resaltó que durante las sesiones se pudieron ver muy ricos debates. “¿Será porque es la tierra de Sandino que tuvimos la mayor capacidad de hacer aportes sustantivos?”, se preguntó.

El reporte final de las discusiones llevadas a cabo en Nicaragua continuará siendo discutido en Nueva York en julio próximo, luego de dos semanas plenarias del comité especial donde más países plantearán sus posturas.

“Al final quedará esa misma sensación. ¿Se habrá avanzado? Esa es la pregunta y creo que el ser humano tiene que ser paciente a pesar de lo doloroso que resulta para seres humanos en concreto, mientras pedimos paciencia hay seres humanos que lo están sufriendo”, manifestó Lasso.