La popular plataforma de música en “streaming” Spotify presentó hoy en Nueva York una nueva era en la que se abre progresivamente al vídeo, en la que ofrece producción propia en vídeo y audio, servicios informativos, podcast y un acercamiento mucho más emocional a los usuarios.

Era el movimiento de estrategia empresarial que todo el mundo esperaba, para competir con la reciente Tidal o aglutinar el servicio de YouTube, pero este avance de lo que será un Spotify no solo para escuchar sino también para ver fue, de momento, tímido.

Por ello, la empresa sueca, que cuenta actualmente con 60 millones de usuarios activos (de los cuales 15 millones son suscriptores de pago) desvió la mirada hacia su punto fuerte desde los inicios en 2006, la música, en la que también anunció grandes novedades desde la creación y desde la filosofía.

Juntando ambos, lo más llamativo de esta era será el fichaje del gurú del techno Tiësto, que creará sonidos para que el usuario de Spotify corra al ritmo que mejor venga a su cuerpo a través de la experiencia “Spotify Running”.

“Queremos poner banda sonora al día completo del usuario, con toda su complejidad”, aseguró el consejero delegado y fundador de Spoty, Daniel Ek sobre otra de las líneas novedosas: “Now”.