El Ministerio de Salud de Nicaragua presentó su plan de lucha contra el chikungunya durante el taller de expertos internacionales que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) convocaron en Managua.

Socorro Gross, representante de la OPS/OMS en Nicaragua, destacó que el hecho que el taller se realice en el país centroamericano se debe a la apertura que el Gobierno Sandinista ha procurado en relación a los temas de salud.

“Nosotros manejamos el plan que Nicaragua ha desarrollado. Tiene un modelo de atención con una base comunitaria muy alta. La población se une a instituciones de gobierno e involucra alcaldías, instituciones y especialmente a la comunidad”, destacó Gross.

Explicó que la cantidad de casos que se reporta en Nicaragua es baja y eso indica que han funcionado las estrategias de prevención y combate al mosquito transmisor del chikungunya.

“Esto tiene que ver con la preparación que se ha tenido y los esfuerzos en el control del vector, en información a la población, formas de prevenir, manifestación clínica, atención en el centro de salud. ,El esfuerzo en Nicaragua en la parte de salud tiene que ver con su modelo de atención”, aseguró.

“Este es un modelo que incluso tiene particularidades que han sido vistas por otros países, es un modelo de atención comunitario, gratuito y este país lo ha puesto como una restitución del derecho a la salud”, explicó.

Por su parte, el director de epidemiología del Minsa, doctor Carlos Sáenz, señaló que la realización del taller en Nicaragua es una oportunidad para que el país destaque la experiencia que ha desarrollado en el tratamiento y prevención del chikungunya.

“Ese intercambio de experiencias va a permitir poder profundizar en los estudios que se desarrollan y se va a desarrollar un instrumento que va a permitir a los países tomar decisiones importantes en el tema de chikungunya”, comentó.

Aquí “están expertos nicaragüenses, infectólogos, pediatras, virólogos, investigadores y a nivel de las Américas y la OMS, están participando expertos mundiales en esas áreas. Al final vamos a desarrollar una serie de instrumentos, herramientas y metodologías que van a profundizar los conocimientos sobre esta enfermedad emergente que apenas se introdujo en diciembre del 2013 y nos hace falta conocer más de ella”, explicó.