Un tigre de peluche colocado sobre un vehículo todoterreno, fue suficiente para que alguien llamara al teléfono de emergencias 911 en Washington.

De acuerdo al periódico Columbian de Vancouver, el joven Connor Zuvich, estaba en el lago Lacamas con unos amigos, cuando observó que alguien llegó a depositar varias basuras, incluyendo al tigre de peluche de gran tamaño.

Zuvich y sus amigos decidieron atar al amenazante tigre en el techo de su vehículo y dar vueltas por la zona.

El agente de policía Henry Scott fue enviado a la zona para investigar la llamada al 911 alertando del tigre, descrita por la policía de Camas como un "problema animal".

Zuvich, de 19 años, dijo que intercambió bromas y fotos con el agente antes de seguir cada uno por su lado. Otros conductores entendieron bien la broma, haciendo sonar la bocina y mostrándole el pulgar en alto a su paso.

"La cosa parecía realmente realista", dijo el joven.