El doctor Guillermo González, en representación del Gobierno de Nicaragua, durante su intervención en la 68 Asamblea Mundial de la Salud, destacó el modelo de atención impulsado por el Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo.

González explicó que el modelo de salud nicaragüense está basado en el derecho, responsabilidad compartida entre los ciudadanos y el Estado con el protagonismo del individuo, familia y comunidad, y el acompañamiento de gobiernos locales, instituciones centrales y el liderazgo del Ministerio de Salud (MINSA).

“Este paradigma se concreta en el modelo de salud familiar comunitario, pilar sustancial del Sistema Nacional de Salud, desde el que se ejecutan acciones integrales de salud, privilegiando la promoción y la prevención, las que complementadas con programas intersectoriales, contribuyen a la integridad, desarrollo y bienestar de los nicaragüenses”, declaró González.

El funcionario nicaragüense aseguró que la combinación de estos esfuerzos ha contribuido a que el país se encamine a alcanzar varios de los objetivos del milenio relacionados a la salud, antes de finalizar el 2015, tales como la reducción de los niveles de desnutrición y subalimentación en la población, reducción de la mortalidad infantil y materna, tratamiento universal a las personas con VIH y control de la malaria, entre otros.

Añadió que el Gobierno está trabajando en redoblar esfuerzos para evitar el retroceso de los logros alcanzados hasta la fecha.

“El Gobierno impulsa acciones que permitan fortalecer aún más el Sistema Nacional de Salud, en especial su capacidad de respuesta a brotes epidémicos, procurando que sea capaz de reducir el impacto en la población de los efectos del cambio climático, el incremento de la accidentalidad y, especialmente, el incremento de las enfermedades crónico-degenerativas”, comentó.

El Doctor González detalló que en búsqueda de fortalecer el Sistema Nacional de Salud, el Gobierno está implementado diversas acciones, entre las que destacan el desarrollo de programas de formación y capacitación de los Recursos Humanos, de cara a las nuevas demandas y necesidades del sistema; desarrollo, ampliación y modernización de su infraestructura, privilegiando los procesos de transferencia tecnológica e investigación científica, haciendo énfasis en las áreas de diagnóstico y tratamiento; así como producción, distribución y regulación de medicamentos.

“Sin embargo, la estrategia central para fortalecer el Sistema de Salud se seguirá centrando en acciones e inversiones que consoliden el modelo de salud familiar y comunitario, con miras a que los nicaragüenses continúen siendo protagonistas de los procesos de transformación de la cultura sanitaria y al mismo tiempo desarrollen prácticas, hábitos y costumbres que contribuyan a preservar su salud en los contextos complejos que se derivan del mundo moderno, el cambio climático y los desastres”, apuntó.