A fin de lograr el acceso universal a la energía eléctrica sostenible en el mundo, es preciso triplicar la inversión anual en el renglón para que sea entre uno y 1.25 billones de dólares, apuntó el Banco Mundial (BM).

En un informe difundido ayer, el organismo destacó que la inversión actual en el sector de la energía es de 400 mil millones de dólares anuales.

En sus sugerencias para abatir la pobreza energética, el Banco Mundial asentó que dentro de la inversión sugerida es necesario que entre 40 y 100 mil millones anuales se dediquen directamente a lograr el acceso universal a la energía.

Titulado “El progreso hacia la energía sostenible: marco de seguimiento mundial 2015”, el informe precisó que el acceso universal a los combustibles modernos para cocinar, en cambio, exige sólo una inversión de cuatro mil 300 millones al año.

“Vamos avanzando en la dirección correcta hacia la eliminación de la pobreza energética, pero todavía estamos lejos de la línea de llegada”, dijo Anita Marangoly George, directora superior de Prácticas Mundiales de Energía e Industrias Extractivas del Banco Mundial.

Explicó que es necesario redoblar los esfuerzos, “especialmente para movilizar inversiones mucho más cuantiosas en energías renovables y eficiencia energética. Es imprescindible conseguir financiamiento público para movilizar capitales privados a fin de alcanzar estos objetivos”.

En general, el informe señaló que el mundo está avanzando en la dirección correcta para lograr el acceso universal a la energía sostenible de aquí a 2030, aunque insistió que debe hacerlo con más rapidez.

El documento subrayó que en el mundo aún hay mil 100 millones de personas que viven sin energía eléctrica y casi tres mil millones que cocinan con combustibles contaminantes, como keroseno, leña, carbón vegetal y estiércol.

En el periodo de 2010 a 2012, la cantidad de personas que carecen de acceso a la electricidad disminuyó de mil 200 millones a mil 100 millones, un ritmo mucho más acelerado que el registrado entre 1990 y 2010.