El cortejo fúnebre del Decano del periodismo, Rodolfo Tapia Molina arribó a eso de las 4:00 pm de este domingo al Cementerio General de Managua.

Con la armonía nostálgica de los mariachis y la leve lluvia que hacía parecer que desde lo alto también lamentaban la pérdida, sus amigos, familia y colegas, cargaron las ofrendas florales y no temieron expresar su pesar.

Junto al Decano, crecieron no solo varias generaciones de periodistas, sino también varias generaciones de niños que alistaban sus útiles escolares escuchando las noticias de su voz.

“Hombre sublime, hombre inteligente, hombre capaz que dejaste una amplia audiencia a nivel nacional”, recordó de Tapia Molina frente a los presentes la abogada y periodista Aracelly Urcuyo.

El Decano, nacido el 8 de marzo de 1932, falleció este sábado producto de tres infartos en el hospital Lenin Fonseca de Managua.

En las instalaciones de Radio Sandino, medio de prensa en el que se transmitía su noticiero Radio Informaciones, fue honrado por sus colegas actuales y de siempre.

Posteriormente recibió un homenaje de parte de periodistas, juventud sandinista y sus allegados en el Salón de los Cristales del Teatro Nacional Rubén Darío.

Tapia Molina fue velado en la funeraria Monte de los Olivos a partir de horas de la noche del sábado, hasta las 3:00 pm de este domingo, cuando con mucho pesar pero orgullosos de su legado, los que le acompañaban debieron lo escoltarlo hasta su última morada.