Familias capitalinas se dieron cita una vez más en los espacios de recreación familiar que ha construido el Buen Gobierno Sandinista en la Avenida de Bolívar a Chávez.

Cada fin de semana las familias visitan los espacios de recreación sana en los que además se promueve la venta y consumo de alimentos nacionales, artesanías y otros componentes necesarios en el hogar.

Los Tiangues Monimbó y La Fe esta semana contaron con la presencia de productores y artesanos de los departamentos de León, Carazo y Chinandega, quienes a muy buen precio comercializaron frutas, verduras, artesanías y plantas, las que eran adquiridas por las familias que con frecuencia llegan a pasar una tarde entretenida.

“Estamos ofreciendo maseteros, cactus, plantas para adornar las paredes y pinturas, nuestros productos han alcanzado gran aceptación de lo que hemos venido a vender ya que los precios de los maceteros andan por los 60 córdobas. Las plantas cada vez son más adquiridas por la población porque dan alegría a las viviendas” Ismael Tercero, vendedor de plantas y esculturas.

Quienes asisten a los tiangues señalan que dichos espacios son el lugar propicio para degustar de un buen elote cocido, un refresco natural, presenciar los bailes de los grupos artísticos y adquirir productos necesarios para el hogar.

“Con mucha frecuencia vengo a los tiangues a apreciar las artesanías y comprar algunas de ellas, acá todos nos distraemos porque hay un ambiente alegre, los productos son baratos y considero que es un lugar limpio, seguro y acogedor” afirmó Alma Paniagua.

La hormiga de Oro, una buena excusa para degustar un rico helado

Las altas temperaturas de la capital propician que los capitalinos se den cita en la heladería la Hormiga de Oro y saborear la amplia variedad de helados que ahí se comercializan, en el sitio los visitantes pueden encontrar desde el tradicional helado en bolsa hasta una exótica ensalada de frutas o bien una banana Split.

“Nos gusta mucho venir a la heladería porque acá nos distraemos, hay mucha tranquilidad y sobre todo los helados son deliciosos, mis hijas y yo acostumbramos a venir los fines de semana y olvidar un poco las preocupaciones” afirmó Alba Zamora.

“Vivo en Estados Unidos y es la primera vez que visito el lugar, me ha encantado el ambiente y he logrado conocer la historia de la primera Hormiga de Oro y la verdad es interesante que se esté rescatando la historia de la capital y se promuevan los espacios de recreación familiar” concluyó Jorge García.