La feligresía católica de Managua participó de la eucaristía realizada todos los domingos en Catedral, en la que el evangelio según San Juan llama a cada uno de los creyentes a vivir en armonía y paz, basándose en los principios del amor hacia el prójimo y hacia uno mismo, elementos que contribuyen a la unidad familiar y a la formación de una sociedad justa e igualitaria.

Monseñor Julio Santos, vicario de la Catedral de Managua, recordó que Jesucristo durante su paso por la tierra compartió amor con cuanto lo conocieron y aún después de su partida a los cielos, continúa llenando de consuelo y misericordia a quienes confían en él.

“Dios nos ama incluso en la exaltación de la cruz, donde venció el mal, la muerte, el pecado en nosotros y en la ascensión nuestro señor venció al actor del mal en nuestras vidas, por ello no debemos ser esclavos del mal y el odio, estamos obligados a actuar conforme a la doctrina de Dios, es compromiso nuestro trabajar en la construcción de una sociedad mejor, fundamentada en el amor de Dios y cada uno de nosotros debemos ser educadores en el amor para lograr una sociedad con Dios” señaló.

Así mismo, el religioso señaló que tras la visita de las reliquias de San Juan Pablo II a nuestro país las bendiciones serán mayores, tomando en cuenta que él intercede ante Dios por cada uno de los que piden con fe.

“Nicaragua fue un país que San Juan Pablo II amó, nos visitó con mucho amor y nos trajo ese aporte como pastor universal de nuestra iglesia, sabemos que a través de él, Dios nos ayudará a seguir construyendo una sociedad justa en la que nuestro padre celestial esté presente y nos haga merecedores de su amor” concluyó.