Centenares de familias protagonistas del Bono Productivo Alimentario en el departamento de Boaco, recibieron los bienes de ese programa impulsado por el Ministerio de Economía Familiar y Comunitaria, bajo una nueva modalidad de trabajo que garantiza más participación y dinamismo de las familias en dicho programa.

En el municipio de San Lorenzo, del departamento de Boaco, más de 140 protagonistas participaron en un acto de entrega del Bono Productivo Alimentario, posteriormente las familias canjearon sus bonos por los cerdos, aves y alimento para animales en los camiones que varios proveedores, acreditados ante el Ministerio, instalaron en la cancha central del municipio.

Odel Ortega, delegado del Ministerio de Economía Familiar en Boaco, informó que en todo este departamento se están entregando 300 bonos bajo la nueva metodología de trabajo.

“A través de este modelo de trabajo los protagonistas se convierten en actores directos de su beneficio. Ellos deciden qué van a comprar y a quién comprárselo. Ellos son responsables de lo que están comprando”, comentó Ortega.

El bono, que asciende a 8 mil 450 córdobas, permite a los protagonistas adquirir concentrados para animales, 10 aves de corral y una cerda.

Una vez con su bono, los protagonistas pueden elegir entre 200 proveedores que están certificados en el Ministerio de Economía Familiar para adquirir sus bienes.

Además, el Ministerio impartió capacitaciones en temas de calidad de los animales, enfermedades y en los procesos que tienen realizar para adquirir y reproducir su bono.

Herramienta de trabajo para el estímulo de la economía familiar

Las protagonistas que recibieron este programa señalaron que el Bono Productivo Alimentario es una herramienta de trabajo para el estímulo de la economía familiar a nivel rural.

Teodora Gómez, dijo sentirse alegre por ser parte de las nuevas protagonistas del Bono Productivo.

“Con este bono voy a ir a comprar mis animalitos, esto me va a ayudar para la manutención y los vamos a hacer reproducir. Mi Diosito me debe dar larga vida para yo lograr esto que me están dando”, señaló Gómez.

Arcadia Bello, de la comunidad El Barca, dijo que ahora con el bono tiene la responsabilidad de cuidarlo y darle el mantenimiento que se le debe dar, para hacerlo producir. “Esa es mi idea que se reproduzca para la alimentación familiar y para vender el excedente”, explicó.

“Este es un regalo que nos ha venido del Cielo por ser el Mes de las Madres y sólo nuestro Compañero Daniel Ortega se acordó de nosotros”, expresó Aureliana Peña.

“Yo considero que el otro año voy a estar vendiendo huevos, voy a hacerlo producir. Nosotros vamos a ser proveedoras para las nuevas compañeras que recibirán su bono el otro año”, agregó Aureliana.

Las protagonistas explicaron que el nuevo mecanismo de trabajo establecido para la distribución del bono es mejor, porque cada protagonista tiene la oportunidad de seleccionar al proveedor según la calidad de los animales que está buscando.