Unos 500 niños con labio leporino tendrán la oportunidad de mejorar sus condiciones de vida, gracias a la jornada quirúrgica que a lo largo de la próxima semana estará desarrollando Operación Sonrisa en conjunto con el Ministerio de Salud (Minsa).

Como parte de esta jornada, este viernes en Managua, Estelí, Juigalpa y Bilwi, se evaluaron a aproximadamente 1 mil pacientes de todo el país.

Los pacientes seleccionados serán sometidos a cirugía a partir del lunes en los hospitales Lenín Fonseca, Alemán-Nicaragüense, Hospital Asunción de Juigalpa, San Juan de Dios, de Estelí y Buque-Hospital “Comfort” del Ejército de Los Estados Unidos.

Jaffa Coen, Presidenta de Operación Sonrisa-Nicaragua, manifestó que regularmente cada año son operadas entre 250 y 300 personas al año, de tal forma que las 500 de esta jornada representan una meta muchísimo mayor.

“Estamos trabajando mano a mano con Minsa, con el gobierno de Nicaragua. Sin ellos no hubiera sido posible", manifestó Coen, señalando que esta jornada forma parte de un plan desarrollado con el Minsa para erradicar el labio leporino en Nicaragua.

Un niño que nace con esta malformación presenta muchos problemas médicos, debido a las dificultades que hay en alimentarlos de manera adecuada.

Los padres que llevaron este viernes a sus niños al Hospital Alemán-Nicaragüense, para que fueran evaluados por los especialistas, manifestaron su alegría al saber que finalmente van a tener la oportunidad de vivir como niños normales.

“Es algo grande, maravilloso. Es una oportunidad para que mi niña esté mejor”, dijo la joven Katherine Martínez.

Martínez explicó que a su bebé le cuesta subir de peso por las dificultades que hay para alimentarlo, a tal punto que si no tiene suficiente cuidado puede provocarle una asfixia.

No menos feliz se mostró Jissenia Pineda, madre de una niña de 2 años de edad. Ella aseguró que para una familia pobre una operación de este tipo representa una bendición.

“A ella le cuesta comer, y ahora me siento feliz ya va a hacer su vida normal”, manifestó Pineda.

Esta jornada es completamente gratuita, y cuenta con la colaboración de 250 médicos norteamericanos y 100 de origen nicaragüense.