El Instituto Nicaragüense de la Pesca y la Acuicultura (Inpesca) y diversas empresas, fundaciones e investigadores acuícolas
se encuentran trabajando en promover el cultivo del pargo lunarejo y la curniva en jaulas en diferentes localidades del Departamento de Chinandega.

La idea de este proyecto es disminuir la sobre explotación del recurso, y que los pescadores vean en esta tecnología una mejor opción para
aumentar sus niveles de productividad y de rentabilidad.

Producción planificada

Un ejemplo de este trabajo lo está haciendo la Fundación Líder, en el Estero Padre Ramos, con el cultivo del pargo. Edwin Caballero Paniagua,
Coordinador Técnico de esta Fundación, destaca que este sistema lo que busca es incidir en que los pescadores planifiquen su producción y por ende tengan el control tanto de los tiempos de siembra de las larvas, como de las ventas.

“Nos dimos cuenta que no solo el uso de bomba es el arte destructiva, (ya que) 1 mil 150 familias pescando en los esteros están agotando los posibles reproductores del futuro. Entonces la idea fundamental es que estas familias sean capaces de producir pargos lunarejos”, explica.

Caballero destaca que como parte de este proyecto piloto ya las familias han conseguido concesiones y lotes donde pueden trabajar bajo las normas del Ministerio del Ambiente y del Inpesca.

Líder actualmente tiene instaladas dos granjas productoras. Una está ubicada en Aserradores y otra en La Bayona. Se tiene
proyectado instalar dos granjas más integradas por mujeres, ya que esta fundación hace mucho énfasis en el empoderamiento de las mujeres pescadoras y concheras de esa zona del país.

Corvina en el Estero Real

Otro proyecto igualmente importante es el desarrollado por el Instituto de Capacitación, Investigación y Desarrollo Ambiental (CIDEA) de la Universidad Centroamericana (UCA). El instituto está introduciendo el cultivo de la curvina en jaulas en el sector del Estero Real.

Juan Ramón Bravo, coordinador de Proyectos del CIDEA, explica que la variabilidad climática y diversos factores están incidiendo en la disminución de la pesca, de tal forma que tras ver el éxito del cultivo del pargo en jaula en Padre Ramos, en enero pasado se decidió empezar a aplicar esta tecnología con la curvina, la cual es otro de los productos pesqueros de mayor demanda.

“Tenemos mucha expectativa, puesto que esto puede ser una alternativa de subsistencia para los pescadores muy vulnerables del Estero Real, en donde les garantice su soberanía y su seguridad alimentaria”, refiere.

Facilitación de tecnología

Itzamna Úbeda, Directora de Acuicultura de Inpesca, señala que como institución están trabajando muy de cerca con estos organismos para facilitar la introducción de las técnicas necesarias para estos cultivos.

Recidea que este tipo de acercamiento puede servir además para definir prioridades y las áreas de influencia donde se hacen necesarios estos proyectos.

Para Úbeda el desarrollo de estos sistemas acuícolas son de suma importante, si se toma en cuenta que este año el país producirá 114 millones de libras de mariscos, de los cuales 72 millones provendrán de la acuicultura.

Angel Quiros, especialista del Ministerio de Ciencia, Tecnología y MedioAmbiente de Cuba, está trabajando directamente en el cultivo de pargo en jaulas.

Quiros señala que esta es una alternativa de bajo impacto ambiental, ya que disminuye la presión pesquera facilitando la recuperación de los bancos naturales.

Para dar una idea de cuan beneficioso puede resultar esta tecnología, basta decir que una jaula de cultivo permita criar 4 mil 500 pargos de entre 1 y 1.5 libras.