A nueve meses de su muerte, nuevos datos se añaden a la historia.

Robin Williams se suicidó el 11 de agosto del año pasado, y desde entonces el mundo del espectáculo lamentó con creces su muerte, buscando razones para justificar el suceso. ‘No creo que tenga sentido. No hay motivos para preguntarse por qué, ya está hecho,’ declaró su hija, Zelda, poco tiempo después.

No obstante, según la revista In Touch, varias notas de despedida fueron halladas por sus hijos en diferentes lugares de su hogar, aunque no se especifica si se trata de un descubrimiento reciente o si, por el contrario, de información personal que la familia quiso conservar en secreto hasta ahora.

‘Había notas escritas en trozos de papel. Fueron su manera de decir adiós, de dejar una nota de suicidio. Le estaba diciendo discretamente al mundo que iba a silenciar de una vez por todas sus demonios. También se encontró otra que decía ‘Ya no más’’, contó la fuente de la revista.

‘Estoy harto de todo’ y ‘es hora de marcharse’ son algunas de las cortas palabras que Williams plasmó en papel en sus últimos minutos.