Las autoridades filipinas han evacuado este sábado a miles de personas del noreste de la isla de Luzón, a menos de 24 horas de que toque tierra el poderoso tifón Noul, de categoría 4, del que se esperan ráfagas de hasta 185 kilómetros por hora.

El tifón se encuentra en estos momentos a unos 210 kilómetros al norte de la isla de Caranduanes, en el centro de Filipinas. Se espera que golpee a las provincias de Cagayan e Isabela sobre las 5.00 horas (local) del sábado, antes de dirigirse hacia las montañas de Sierra Madre en Luzón.

Las provincias más afectadas son las de Cagayan, Isabela y Aurora del Norte, de acuerdo con los medios locales.

La alerta 2, que contempla vientos de hasta 100 kilómetros por hora, rige en Calayan, las islas Babuyan, Apayao, Kalinga, Nueva Vizcaya, Ifugao, Aurora del Sur, la isla Polillo, Catanduanes y Quirino.El servicio meteorológico ha enviado alertas por tormenta a 19 zonas de Luzón, advirtiendo de que se pueden producir fuertes vientos e intensas lluvias, que podrían acabar en deslizamientos de tierra en las zonas montañosas.

Como consecuencia, 11.000 personas han sido desplazadas e instaladas en refugios temporales en dos ciudades alrededor del Monte Bulusán, un volcán que ha hecho erupción dos veces esta semana.

El responsable de gestión de desastres nacionales, Alexander Pama, ha explicado que la intensidad de las lluvias del tifón puede derribar torres eléctricas, árboles, tejados y dañar los cultivos de arroz y maíz de la región.

Noul estrena la temporada de tifones en Filipinas este 2015, periodo que por lo habitual empieza entre finales de mayo y principios de junio y que dura hasta noviembre.