El doctor Guillermo González, co-director del Sinapred, detalló los lineamientos de la Política sobre Gestión de Riesgo, que tiene como objetivo principal preservar, conservar la integridad de las personas, en articulación con los mecanismos organizativos de la comunidad y el acompañamiento del gobierno.

Los lineamientos presentados son el fortalecimiento de la cultura de preparación ante desastres naturales; fortalecer los mecanismos organizativos de respuesta a nivel comunitario; fortalecer los componentes institucionales de preservación y respuesta ante fenómenos naturales; trabajar con gobiernos locales e instituciones nacionales en acciones de mitigación.

Además, verificar que las acciones de desarrollo de inversión pública se realicen tomando en consideración los riesgos; promover conocimientos científicos sobre riesgo y desastres.

González valoró que la política es una forma integral de enfrentar en el presente y en el futuro los fenómenos naturales a través de mecanismos con mayor capacidad de respuesta y organización.

El co-director del Sinapred recordó que desde el año 2007 Nicaragua entró en un proceso de transformación de los mecanismos organizativos del sistema y del modelo de trabajo de actuación ante desastres.

“De un modelo institucional pasamos a un modelo institucional y social”, explicó, señalando que el nuevo modelo se fundamenta en el protagonismo y participación de las personas y las comunidades en la prevención, preparación y actuación organizada de cara a los desastres.

Aseguró que en los últimos años se trabaja para que la familia conozca los fenómenos naturales que pueden afectarlos, así como las medidas que se deben realizar para garantizar la vida.

Entre las principales acciones que el gobierno está realizando a nivel nacional mencionó la capacitación sistemática a las comunidades; la preparación desde los simulacros; y el mejoramiento de las condiciones para las familias que están en mayor riesgo.

González expuso una serie de acciones que se realizan en el marco de los lineamientos de la política sobre gestión de riesgo.

Entre las principales acciones mencionó: la preparación a nivel del sistema educativo y la realización de simulacros; fortalecimiento de la respuesta comunitaria desde los Gabinetes de la Familia, los Consejos de Desarrollo Humano y la preparación de brigadas de rescate; el desarrollo de sistemas de alerta temprana en todos los ámbitos y la entrega de programas sociales como Plan Techo; la ejecución de obras de mitigación como el drenaje pluvial y la reforestación; y el reforzamiento del trabajo científico por medio de la educación, profesionalización y especialización en temas de Gestión de Riesgo.