Miles de personas recordaron hoy en Europa el 70 aniversario de la rendición de la Alemania nazi que puso fin a la Segunda Guerra Mundial en el continente, mientras Rusia lo celebrará mañana con el que se prevé sea el mayor desfile militar de su historia.

En París, miles de personas acudieron al boulevard de los Campos Elíseos para celebrar la victoria y para rendir tributo a las víctimas de la contienda.

En un discurso en el Palacio del Elíseo, el presidente francés, François Hollande, alabó la resistencia francesa y destacó la relevancia y vigencia de los principios que quedaron entonces grabados por la Historia. "La victoria del 8 de mayo no fue una victoria de una nación contra otra", destacó. "Fue la victoria de un ideal sobre una ideología totalitaria".

"La Historia no es nostalgia, es una lección para el futuro", añadió señalando que la intolerancia debe seguir combatiéndose con la misma ferocidad de entonces.

Desde el Elíseo, Hollande se trasladó a la estatua de Charles de Gaulle, líder del gobierno francés en el exilio en Londres durante la guerra. Tras un momento de silencio, Hollande recorrió los Campos Elíseos escoltado por policía a caballo, antes de depositar una corona en la tumba del soldado desconocido en la base del Arco del Triunfo.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, había depositado poco antes una corona en el mismo memorial, acompañado de su homólogo francés, Laurent Fabius.

El presidente estadounidense, Barack Obama, tuvo también hoy palabras para recordar la victoria aliada en Europa: "Tras la capitulación nazi los habitantes de Londres, París y Moscú se echaron a las calles", recordó. Las "nubes del miedo" se habían disipado, mientras en Estados Unidos la gente bailaba en las calles, recordó en su mensaje de video semanal.

Obama recordó los combates que dejaron Europa reducida a escombros, así como el Holocausto judío: "Madres, padres y niños fueron asesinados en campos de concentración. Cuando callaron las armas en Europa, 40 millones de personas habían perdido la vida en el continente".

El mandatario norteamericano recordó a los soldados estadounidenses que perdieron la vida en el continente. "Fue una generación que literalmente salvó al mundo". Hoy, los aliados deben defender los valores comunes de libertad, seguridad, democracia, derechos humanos e imperio de la ley, así como rechazar cualquier forma de odio. "No hay que olvidar nunca el nunca jamás".

También Alemania recordó hoy el 70 aniversario de lo que en 1985 el entonces presidente alemán, Richard von Weizsäcker, denominó "el día de la liberación" del control nazi.

Lo hizo con un acto conmemorativo que contó con la presencia del presidente federal de Alemania, Joachim Gauck, y la canciller Angela Merkel. "Hoy recordamos a las millones de víctimas de una campaña de exterminio sin precedente contra otras naciones y pueblos, contra eslavos, contra los judíos europeos", afirmó el presidente del Bundestag, Norbert Lammert.

"El 8 de mayo es el día de la liberación para todo el continente", indicó al mismo tiempo que alabó a los soldados aliados y del Ejército Rojo por sus esfuerzos para acabar con el nazismo. "No fue un día de la autoliberación alemana", afirmó. Sin embargo, recordó que no se deben olvidar los intentos frustrados de "los valientes alemanes de la resistencia".

Mientras Europa Occidental y Ucrania celebraron hoy el aniversario, Rusia organizará mañana, con motivo del Día de la Victoria, el que se prevé que sea el mayor desfile militar de la Historia del país, con el desfile de 16.000 tropas y 200 vehículos militares al que algunos líderes europeos declinaron acudir. Sin embargo, Merkel viajará el domingo a Moscú donde depositará una corona de flores ante la tumba al soldado desconocido junto a Putin.

El presidente Vladimir Putin, felicitó hoy a los presidentes de la antigua URSS por su victoria contra el fascismo, en un mensaje en que se hizo referencia explícitamente a los ciudadanos de Ucrania y de la república surcaucásica de Georgia.

"La gran victoria es el incalculable bien público de nuestros pueblos que lucharon codo con codo contra el horrible enemigo y salvaron al mundo del nazismo", escribió Putin en un telegrama, destacando la tarea común de mantener el "sagrado recuerdo" de los héroes de entonces, cuidar a los veteranos y no permitir que la Historia se repita.