La Dirección de Asuntos Juveniles de la Policía Nacional, continúa trabajando con los jóvenes de los barrios capitalinos en la prevención de delitos, enfocados en la búsqueda de soluciones a problemas de entendimiento en las comunidades, acción que forma parte del Plan Nacional de Seguridad Ciudadana impulsado por el Gobierno Sandinista.

En esta ocasión, jóvenes en alto riesgo social de los barrios del distrito VII de la capital, formaron parte de una capacitación en la que los oficiales mostraron a los protagonistas la importancia de ser parte activa de la sociedad, así como sus derechos y deberes dentro de la misma, de igual manera, recibieron el mensaje cristiano por parte de un líder religioso del sector.

“Como iglesia, es nuestro compromiso llevar la palabra de Dios a la juventud, logrando así, ayudar a muchos a salir de las calles, recordemos que los líderes evangélicos estamos comprometidos a ayudarlos a que se alejen de los vicios. Es necesario que la juventud tenga una relación cercana con Dios para que reciban su amor, por ello estamos trabajando junto a la policía en ese acercamiento” señaló Josué Centeno, pastor de la Iglesia de Dios.

Además del acompañamiento de los líderes religiosos, los jóvenes a los largo de estos meses han venido formando parte de una serie de acciones que realiza la Policía Nacional en sus comunidades, las que contribuyen a su formación y sana recreación.

“Con el modelo de prevención hemos logrado erradicar las agrupaciones juveniles que existían antes, actualmente estamos llegando a los barrios donde aún se presentan algunos problemas y a través de capacitaciones y otro tipo de actividades tratamos entablar con ellos un dialogo para que ellos perciban nuestro trabajo activo para su bienestar” manifestó el Inspector Juan Cortez, Oficial de Asuntos Juveniles del distrito siete.

La inmersión de los jóvenes en riesgo a la sociedad, ha permitido que muchos de ellos cambien su percepción de la vida y se sientan motivados a desarrollar otras actividades que les permiten no solo alejarse de las drogas, sino darle continuidad a su formación académica y laboral.

“La policía con estas capacitaciones nos ha permitido la oportunidad de darnos cuenta de los errores que hemos cometidos y del daño que nos ocasionamos como persona, la verdad es que ahora conozco de mis derechos y deberes con la sociedad” concluyó Henry Obando.