“La tarifa se mantiene en el precio que actualmente paga la población, no hay variación de la tarifa y de acuerdo a las normativas y las leyes actualmente vigentes mes a mes iremos viendo el comportamiento (del combustible para valorar una posible reducción)”, manifestó Castillo

El director del ente regulador explicó que el precio de US$85 el barril del bunker no permite hacer ninguna reducción en la tarifa de energía eléctrica que paga la población nicaragüense actualmente, tomando en cuenta que no existe una certeza de que ese valor se vaya a mantener durante el resto del año para poder proceder a la revisión o cambio de la misma.

“Si aquí llegará a darse una caída aún superior de los precios del bunker que no los está pronosticando nadie, pero si llegara a darse, pues habría que ver va a pasar con la tarifa a la población en su momento”, expresó Castillo Sánchez.

El funcionario señaló que aunque el combustible que se utiliza para la generación eléctrica, el bunker, ha venido bajando de precio todavía se mantienen los requerimientos de financiamiento por parte de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) para poder cerrar la brecha tarifaria.

“Aún a estos precios siempre estamos requiriendo de ese financiamiento del ALBA, del pueblo hermano de Venezuela, que en condiciones muy favorables está permitiendo que la tarifa no varíe para la población”, agregó Castillo.

Recordó que con el precio que registra la tarifa energética en nuestro país, la tarifa que se le aplica a la población es de US$280 millones y el ALBA está financiando 26.4 millones de dólares y de mantenerse esta tendencia durante los próximos seis meses el financiamiento continuaría siendo igual, pero de sufrir algunos cambios y el bunker llegara a costar US$100 el barril, la población seguiría pagando 280 millones de dólares, pero se necesitarían US$39 millones de parte del ALBA y de llegar a US$85 el barril la población estaría pagando U$280 millones y el ALBA financiaría con US$10 millones.

“La situación actual de un bunker a US$85 no permite hacer ninguna baja de tarifa y que aun peor no hay certeza de que el barril del bunker se mantenga en ese precio para poder hablar de una revisión o un cambio a la tarifa”, detalló.

Castillo Sánchez aseguró que la tarifa energética le debe US$153 millones al ALBA, pero mediante la Ley General de Estabilidad Energética, en la cual se establece que cuando la matriz de generación se transforme o bajen los costos del petróleo, la tarifa deberá comenzar a abonar a ese préstamo otorgado por el ALBA, por lo cual no hay que tener expectativas en una baja extraordinaria del bunker, dado que no existe y que de darse, parte de esa baja puede ser trasladada a la población, pero otra parte tiene que ser para abonar lo que ha permitido que las tarifas se mantengan estables.