No es mentira para nadie que el Internet cada día cala más posición en la sociedad mundial. Mientras que las compañías de internet buscan mejorar la velocidad de las conexiones, los usuarios buscan una red WiFi robusta y veloz.

En ocasiones, se dan casos en que los usuarios sienten que su conexión no es la contratada. Por lo que los expertos en seguridad informática reiteran la importancia de cambiar constantemente las claves de los accesos a los servicios de internet y a la red WiFi y evitar así que accedan a nuestra conexión.

Los informáticos recomiendan utilizar combinaciones alfanuméricas, evitando el uso de nombres personales o fecha de nacimientos. Igualmente, identifican aplicaciones móviles como Fing, NetScan, NetWork Discovery para usuarios Android y iNet o IP NetWork Scanner para iOS.

El objetivo de estos programas es detectar todos los aparatos que están conectados a esa red y se desvelan incluso sus direcciones. Ofreciendo la oportunidad de limitar el acceso a ese determinado aparato.