El Gobierno Sandinista ha venido desarrollando una Política Nacional de Gestión Integral de Reducción del Riesgo a Desastres (PNGIRRD), con la que promueve cambios permanentes en la organización y actuación del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (SINAPRED), teniendo como objetivo principal la preservación y protección de la vida del pueblo nicaragüense.

Este miércoles, la compañera Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, dio a conocer los lineamientos de la política nacional de gestión de riesgos, indicando que a partir de éstos se está trabajando una propuesta completa.

“Esta es la base para un documento más amplio que va a ser presentado en la Segunda Reunión de Cooperación sobre Desastres, a realizarse en la Cancillería, en las próximas semanas”, precisó la compañera Rosario.

Según los lineamientos de este plan, dados a conocer por el Gobierno, éstos concuerdan con los lineamientos desarrollados dentro del Plan Nacional de Desarrollo Humano (PNDH), el cual se centra en el resguardo de la integridad del ser humano, la familia, comunidad y la Madre Tierra, constituyendo un eje transversal e integral para la seguridad humana y la búsqueda del bienestar.

La participación de las familias, la comunidad organizada y el establecimiento de alianzas con instituciones públicas, gobiernos locales, organizaciones sociales e instituciones especializadas en la atención y reducción del riesgo ante desastres, constituyen un eje fundamental para la implementación de estas políticas.

A continuación, los lineamientos propuestos para una Política Nacional de Gestión Integral de Reducción del Riesgo a Desastres (PNGIRRD):

A. Promoción de una cultura de prevención y preparación de la población ante los desastres: ejecutar acciones de capacitación y preparación de las familias nicaragüenses, que promuevan su protagonismo y el desarrollo de hábitos que contribuyan desde el hogar y la comunidad a reducir su vulnerabilidad ante los desastres.

B. Fortalecimiento de la capacidad de respuesta comunitaria ante los desastres: Ejecutar acciones que contribuyan a la organización, preparación y desarrollo de capacidades comunitarias ante los desastres, así como su articulación en los territorios con las instituciones y los gobiernos locales a fin de asegurar respuesta y atención oportuna a las familias durante las emergencias.

C. Fortalecimiento de los sistemas de alerta y respuesta institucional ante los desastres: Se capacitará personal técnico, se desarrollarán sistemas de alerta temprana, atención especializada a las emergencias, programas de acompañamiento y reducción de las vulnerabilidades de las poblaciones en riesgo o que se vean afectadas por desastres naturales o socio-naturales.

D. Mitigación, Recuperación con Transformación y adaptación a los efectos del Cambio Climático: Se desarrollarán acciones municipales, departamentales, regionales y nacionales de rehabilitación y reconstrucción post desastre, con un enfoque integral de desarrollo que contribuya a reducir vulnerabilidades, mitigando los efectos de los desastres y del cambio climático.

E. Planificación, Desarrollo e Inversión Pública y Privada, con criterios de Gestión Integral de Reducción del Riesgo a Desastres: Se promoverá la incorporación de la gestión integral de reducción del riesgo de desastres en los planes, programas y proyectos nacionales, sectoriales y locales de desarrollo e inversión pública y privada para brindar las inversiones ante los desastres.

F. Gestionar el conocimiento Científico-Técnico sobre los riesgos a los fenómenos naturales: Se debe desarrollar un sistema de gestión de la información y generación del conocimiento científico técnico en gestión de reducción del riesgos de los desastres que contribuya a tener una población mejor informada, el diseño de acciones eficaces y efectivas y fortalecer las capacidades humanas y técnicas de los distintos niveles del SINAPRED.