En el marco de continuar trabajando para mejorar la seguridad y soberanía alimentaria, el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (IPSA) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) realizaron este miércoles el lanzamiento del proyecto Desarrollo de Capacidades Técnicas para incrementar la calidad de semillas criollas y acriolladas de la agricultura familiar de Nicaragua.

Este proyecto tiene como objetivo el fortalecimiento organizativo, adopción de tecnologías y mejoras de las semillas criollas y acriolladas en el nuevo modelo agrícola para las familias protagonistas y el mismo tendrá una inversión de US$ 1,100,000 provenientes de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo a través de la iniciativa regional Mesoamérica Sin Hambre.

"Este proyecto nos va a ayudar muchísimo no solo a Nicaragua, sino a la región en fortalecer todos los marcos institucionales para lograr la seguridad y soberanía alimentaria y nutricional de nuestros países con una atención diferenciada de apoyo a la agricultura familiar, la economía del campo y en Nicaragua va a aportar sustancialmente a la mejora de medios de vida y la residencia de agricultura familiar", expresó Yelba Barreto, oficial de la FAO.

A través de este proyecto se espera contribuir a la solución del problema de calidad, acceso y disponibilidad de la semilla, fomentando formas organizativas para producir semillas con la participación de las familias protagonistas, creando capacidades de autogestión productiva y apoyándose en la autogestión organizativa que permita desarrollar mecanismos de intercambio y mejoras de nivel de vida.

Cabe destacar que este proyecto se ejecutará en los departamentos de Chinandega, León, Estelí, Matagalpa, Jinotega y Madriz y con el mismo contribuirá con el Sistema Nacional de Producción, Consumo y Comercio en la aplicación de la nueva Ley de Semilla y el mejoramiento de la calidad de semilla criolla.