Naciones Unidas celebró hoy el fin de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) con un homenaje a las más de 60 millones de víctimas fatales de la conflagración que terminó con la derrota del bloque fascista.

Las actividades por el 70 aniversario del acontecimiento comenzaron aquí con la siembra del Árbol de la Paz y la Unidad, que marca además el nacimiento de la ONU.

El suelo de entonces estaba lleno de sangre, la sangre de valientes soldados de muchos países que murieron combatiendo el fascismo y de millones de seres humanos inocentes víctimas del Holocausto y otros crímenes, afirmó el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en la ceremonia.

De acuerdo con el diplomático, de tanto sufrimiento y esfuerzo nació la organización mundial que hoy reúne a 193 estados soberanos, a partir de principios como el respeto a los derechos humanos, la visión colectiva de seguridad y el desarrollo.

"Hoy podemos mirar hacia atrás con orgullo por lo avanzado, pero con la claridad de que hemos tenido muchos retrocesos en el camino, y el actual escenario está marcado por conflictos y crisis", advirtió.

Según Ban, la siembra del simbólico árbol rinde homenaje a los fallecidos en la Segunda Guerra Mundial.

Por su parte, la Asamblea General de la ONU dedicó una sesión plenaria a recordar el fin de la devastadora contienda bélica y las millones de personas que perdieron la vida durante la misma.