El fuerte oleaje que se experimenta en toda la franja costera del pacífico continental, continuó percibiéndose este lunes en Nicaragua.

En Tola, Rivas, según se observa en las fotografías que acompañan esta información, las grandes olas que se forman con el fenómeno del “mar de fondo” alcanzaron nuevamente a las infraestructuras cercanas a las playas.

Según las autoridades de la Alcaldía de Tola, consultadas por El 19 Digital, no hubo mayores incidentes este lunes producto del fuerte oleaje.

Autoridades de Chinandega atentas

En las zonas costeras del departamento de Chinandega igualmente continuaron este lunes las mareas altas y el oleaje con la misma intensidad observada este pasado fin de semana, por lo que las personas están tomando medidas preventivas.

Las zonas donde se ha hecho más evidente el fenómeno han sido Jiquilillo, Padre Ramos, Corinto y Paso Caballos, siendo estas las playas más habitadas y visitadas por turistas.

El Mayor Carlos Cáceres, jefe de la Defensa Civil en la Región, señaló que “en principio nosotros como Defensa Civil dentro de la segunda Región hemos estado monitoreando, dándole seguimiento a la situación que se ha estado presentado desde el día domingo sobre la marea y el oleaje fuerte que ha estado ocasionando algunos pequeños incidentes y afectaciones en el departamento de Leon y Chinandega”.

El mayor Cáceres afirmó que “durante el recorrido que hemos hecho son algunos pobladores los afectados, estos que viven meramente a orillas del mar. En Jiquilillo tenemos siete familias albergadas en la Iglesia Vida en Jesucristo. En el caso de Corinto, hay mas familias, que son las que vivían en la parte del dique, quienes fueron trasladadas para evitar pérdidas humanas mientras se termina el ciclo de mareas altas”.

Por otra parte, en León se reportan 45 viviendas afectadas por el mar. De estas, 20 en Miramar, 10 en Salinas Grandes y 15 en Poneloya y Las Peñitas.

Fenómeno continuará

De acuerdo al INETER, se prevé que estas olas continuarán hasta el miércoles y podrían alcanzar los 3 metros de altura en los momentos de mayor intensidad, previstos para las horas de la tarde y de la noche.

El “mar de fondo” es un fenómeno natural que provoca grandes desplazamientos de aguas oceánicas hacia las costas, lo que produce un alto oleaje, aumento en el nivel de mar y reducción del área de playa.

Según los expertos, el “mar de fondo” es benéfico para los ecosistemas marinos, pues los mantiene en una constante remoción, mezcla y reciclaje, en un proceso de cambio de energía.

(Con la colaboración de Ivette Rivera)

Fotos: Red de Jóvenes Comunicadores