La alcaldesa de Baltimore levantó el domingo el toque de queda, seis días después de las fuertes protestas provocados por la muerte del afrodescendiente Freddie Gray, quien murió bajo custodia policial.

El toque de queda a partir de las 10 de la noche estaba vigente desde el martes y las autoridades preveían mantenerlo el domingo. Las manifestaciones posteriores han sido pacíficas, y el anuncio de que los seis agentes de policía que arrestaron a Gray irán a juicio alivió las tensiones.

La alcaldesa Stephanie Rawlings-Blake dijo en un comunicado el domingo por la mañana que no deseaba mantener el toque de queda más de lo necesario.

Gray sufrió una lesión grave en la espina dorsal cuando estaba preso y murió. Los cargos a los seis agentes van de homicidio por negligencia a homicidio simple.