La Alcaldía de Managua trabaja en los diferentes puntos críticos de la capital, tratando de que las familias en más riesgo ante la temporada de invierno accedan a ser trasladadas hacia lugares más seguros.

Tras las lluvia registrada el jueves, se comprobó que unas 22 familias que habitan en tres puntos críticos categoría A, en los Distritos I y III de Managua, se encuentran en riesgo, y por tanto requieren ser evacuadas a albergues temporales, donde el gobierno les garantiza todas las condiciones, mientras se les entrega una vivienda digna y segura.

El compañero Fidel Moreno, Secretario General de la Alcaldía de Managua, realizó un recorrido por estos lugares, el primero de ellos en el barrio Altagracia, donde a través del diálogo y el convencimiento, se les hizo ver a cada familia que sus vidas corren peligro por lo que lo más prudente es la evacuación.

“El mensaje del Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario, es darle a estas familias tranquilidad y estabilidad en la medida de nuestras posibilidades, nuestro abrazo solidario permanente porque viene el invierno, un invierno fuerte y están en una situación de peligro, y ellos sabiamente han escogido sacrificarse un momento porque van a estar en un albergue, pero después tener la seguridad que nuestro gobierno les va a dar una vivienda digna”, señaló Moreno.

Entre las familias que accedieron a ser evacuadas para estar a salvo de cualquier desastre natural, está la del señor Roberto Trinidad Mora y de la señora Flor de María Ulloa, quienes aceptaron ser trasladados al albergue del Padre Fabretto, porque consideraron que sus cinco hijos menores estarán más seguros ante la llegada del invierno.

Esta familia habita junto a un cauce y sobre su humilde vivienda se levanta un muro, el cual ha colapsado.

“Para nosotros era un riesgo estar allí, no dormíamos tranquilos. La vez pasada, hace como dos años se nos derrumbó (el muro) ahí donde la vecina y tuvimos en peligro, pero nunca nos habían solucionado nada, hasta hoy y gracias a Dios nos dieron pronta respuesta”, indicó Ulloa.

Moreno explicó que son 22 familias en puntos A con riesgo de derrumbe, a lo que hay que sumar 7 familias más en Laureles Sur, que tras ser afectadas por la lluvia están siendo trasladadas.

En el Barrio Gracias a Dios, del Distrito I, ubicado a 200 metros al oeste de la segunda entrada de Las Colinas, existen 6 familias en riesgo tipo A. Ahí un muro de unos 8 metros, el cual se puede ver en las fotografías que acompañan esta nota, levantado por una urbanizadora se levanta a orillas de las humildes viviendas y las autoridades temen una tragedia si las lluvias socavan las bases del mismo.

El Secretario de la Comuna también visitó a estas familias tratando de que accedieran a ser evacuadas, a la vez que señaló que técnicos de la municipalidad harán una nueva inspección al muro.

“El muro es muy alto”, señaló Moreno, por lo que “los riesgos son reales”.

Dijo que el muro es nuevo y aunque el estándar de construcción estuviera bien, la altura constituye un peligro para las personas.

Fidel subrayó que estas familias tienen muchos años de vivir en la zona y por tanto es comprensible que no quieran evacuar, aunque reitera que para la Comuna lo importante es preservar la vida.

“Vamos insistir a que la gente tome las medidas del otro lado (la urbanización), pero aunque se tomaran las medidas los riesgos son reales”, afirmó.

“La primera propuesta es la evacuación para cuidar la vida”, indicó.

La señora Elena Vílchez Salinas es una de estas pobladoras, y asegura que si bien le da miedo, su familia no está dispuesta a enviada a dejar su vivienda.

“Tenemos miedo”, indicó, señalando que con los temblores el miedo ha sido mucho mayor.

“Mis hijos no se quieren ir de aquí. Tenemos tanto de vivir aquí”, manifestó.

Vílchez expresó que volverá a reunirse con su familia para ver que “si nos quedamos o nos vamos”.

El Secretario de la Alcaldía aseguró que en Managua hay más de 2 mil familias viviendo en lugares con algún tipo de riesgo.