Una nueva aplicación permite hoy resguardar videos en teléfonos celulares a fin de que luego sirvan como evidencia de los maltratos policiales contra ciudadanos, los cuales se han vuelto frecuentes en Estados Unidos, sobre todo contra ciudadanos afroamericanos.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) dio a conocer la aplicación gratuita para móviles que permite a los residentes del occidental estado de California grabar videos y automáticamente enviarlos a la oficina más cercana de esta agencia, en caso de que consideren que agentes del orden están violando sus derechos civiles.

Los videos que se envíen a través de la aplicación "Mobile Justice CA" serán preservados y evitará que sean borrados en caso de que las autoridades confisquen o destruyan el aparato o cámara del testigo que esté grabando el encuentro.

La aplicación puede ser utilizada en teléfonos que usen el sistema Android e iOS.

"La preocupación sobre prácticas policiales, incluyendo el perfil racial y el uso de fuerza excesiva, son muy reales en comunidades a través del estado", opinó Héctor Villagra, director ejecutivo de la oficina del ACLU del sur de California.

"Esta aplicación servirá para corroborar el abuso -ya sea de agentes policiales, del sheriff, patrulla fronteriza y otras agencias del orden-, y permitirá a los ciudadanos grabar y documentar cualquier interacción con fuerzas del orden", agregó el funcionario, citado por el diario digital La Opinión.

En las últimas semanas han trascendido varios casos de violencia policial en Estados Unidos gracias a grabaciones desde teléfonos móviles que han captado las imágenes de los abusos y crímenes contra ciudadanos afroestadounidenses.

A inicios de abril una grabación mostró cómo un policía blanco mató con ocho disparos a un hombre negro desarmado en North Charleston, Carolina del Sur.

El asesinato ocurrió en el marco de otros casos en los que los uniformados utilizaron la fuerza letal en otras partes del país, como Nueva York, Cleveland y en Ferguson, Missouri.

Las muertes avivaron un debate nacional sobre el rol de la policía y si los agentes utilizan la fuerza de modo injustificado y rápido, una situación que se repite sobre todo con hombres negros como víctimas.