La policía de la ciudad estadounidense de Baltimore entregó hoy a la fiscalía un informe con la versión oficial sobre la muerte del joven negro Freddie Gray el pasado 19 de abril, hecho que provocó protestas violentas.

Sin embargo, el comisionado del departamento policial en la urbe, Anthony Batts, aclaró que el documento, presentado un día antes de lo previsto, no será publicado de inmediato debido a que las autoridades tratan el caso como una investigación en curso para analizar nuevos elementos que surjan en los próximos días.

El funcionario añadió que una treintena de oficiales trabajaron de forma ininterrumpida en la pesquisa, por la urgencia del caso de Gray, quien según reportes preliminares falleció debido a severas afectaciones en su columna vertebral y otras heridas mortales cuando estaba bajo arresto policial.

Su muerte provocó disturbios durante casi dos semanas, que se volvieron violentos el lunes y martes de esta semana, lo que motivó que el Gobernador del estado de Maryland, Larry Hogan, movilizara a la Guardia Nacional.

Las autoridades locales preparan condiciones para enfrentar acciones similares este fin de semana después de que se conozcan detalles del informe policial.

En ese sentido, la alcaldesa de Baltimore, Stephanie Rawlings-Blake, se reunió con Hassan Murphy, el abogado de la familia de la víctima, y líderes religiosos locales con el fin calmar los ánimos entre los activistas de derechos civiles que reclaman justicia frente a la brutalidad policial contra las minorías.