El Presidente de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega, aseguró que tras las protestas por la muerte de afroamericanos a manos de la policía, en Estados Unidos lo que se ha desatado es una especie de cacería de jóvenes.

“Estamos viendo en estos momentos ahí en Estados Unidos ciudadanos negros, jóvenes afrodescendientes, muertos a manos de la Policía, y luego vienen las protestas”, explicó Daniel, subrayando que no es cierto que en EEUU cuando la gente protesta la policía “observa nada más”.

"Cuando la Policía no da abasto, ya ha sucedido en los Estados Unidos, ¡van con el ejército también y disparan contra la población y provocan más muertes!”, lamentó.

En este sentido, catalogó lo que pasa en EEUU como una cacería de jóvenes, donde se violentan los derechos humanos sin que nadie lo juzgue.

Daniel, durante la presentación del Plan de Fortalecimiento de la Seguridad Ciudadana en Nicaragua, expresó que la percepción o confianza de la ciudadanía hacia la policía norteamericana seguramente ha cambiado a raíz de estas muertes.

“No sé en estos momentos cómo estará esa posición con todo esto que ha acontecido este año, porque ha sido como una cacería de jóvenes de origen africano, que tienen sus raíces en África y que luego crecieron y se desarrollan en los Estados Unidos”, dijo Daniel refiriéndose a un informe sobre cómo la ciudadanía percibe a sus instituciones policiales.

“¿Y quién juzga a los Estados Unidos? ¿Quién monitorea a los Estados Unidos? Ellos andan juzgando por todos lados los derechos humanos. ¿Quién los va a juzgar ahorita por eso? ¿Va ir la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos de la OEA a juzgarlos? ¿Va a llegar el más alto organismo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas a juzgarlos? ¿Quién los va a juzgar? Pero aquí, sí vienen a presentar sus informes sobre evaluaciones sobre todos estos temas. ¡Que cuiden su casa, que mejoren las condiciones en su país!”, exhortó.

EEUU traslada inseguridad a Centroamérica

Daniel criticó el hecho que Estados Unidos traslade su inseguridad a Centroamérica al deportar a miles jóvenes de familias inmigrantes, que se criaron, nacieron y se desarrollaron en medio de esa cultura de violencia.

Dijo que los jóvenes deportados “salen de las cárceles norteamericanas graduados en lo que es la más sofisticada criminalidad” y que una vez en El Salvador, Honduras y Guatemala lo que hacen es multiplicar el crimen.

Estados Unidos está “exportando el crimen hacia la región centroamericana, exportando la inseguridad hacia la región centroamericana”, sostuvo.