La Presidenta de la República, Michelle Bachelet, firmó hoy la urgencia para dos proyectos de ley sobre la probidad y contra la corrupción, en trámite actual por el Congreso.

Tal como lo prometí, hoy estamos definiendo la discusión inmediata en el Parlamento del proyecto de ley de probidad en la función pública, ingresado en el gobierno anterior y en segundo trámite constitucional en el Senado, dijo.

Para la Jefa de Estado, la iniciativa no sólo previene mejor los conflictos de intereses de las autoridades, sino que establece sanciones más severas en caso de presentarse.

Bachelet explicó que en primer término, el proyecto "extiende, regula y aumenta las declaraciones de intereses y patrimonios, haciendo más duras las sanciones de quienes no cumplen con ellas".

Por último, señaló que la legislación imposibilita a un mando del Gobierno ser parte de compañías en negocios con el Estado.

En este caso, la autoridad tiene que vender su participación en esa empresa, subrayó la presidenta.

Por otra parte, Bachelet informó que solicitó además, la discusión inmediata de una reforma que limita la reelección de senadores, diputados y otras autoridades designados por elección popular.

Aclaró que la iniciativa garantizaría laa renovación en la política y el surgimiento de nuevos liderazgos.

También termina con malas prácticas como el clientelismo y el tráfico de influencias y permite una mayor fiscalización de lo hecho por las autoridades anteriores, enfatizó.

La presidenta comentó que Chile debe tener un sistema democrático moderno, de acuerdo a un país que espera ser desarrollado.

Una democracia moderna significa mayor participación, alta transparencia, mejores partidos, un sistema electoral representativo y límites a la reelección de las autoridades, concluyó.