Las movilizaciones empezarán desde la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán y llegarán hasta el centro capitalino, donde los seguidores del ex gobernante "condenaremos el golpe de Estado a Zelaya", dijo el dirigente del FNRP Juan Barahona, quien agregó que Zelaya no formará parte de los actos.

Otros movimientos sociales a nivel internacional también expresarán su apoyo a Manuel Zelaya y al pueblo hondureño.

En El Salvador, grupos sociales y la Red de Estados Unidos en Solidaridad con Honduras organizaron actos para recordar el golpe de Estado.

Activistas el Movimiento Popular de Resistencia 12 de Octubre salvadoreño (MPR-12) aseguraron que las acciones del 28 de junio de 2009 fueron un intento por bloquear la participación de la ciudadanía y la conformación de Estados soberanos e independientes del imperialismo estadounidense.

El presidente Manuel Zelaya impulsaba en la nación una convocatoria a una consulta popular no vinculante, en la que los hondureños dirían si estaban de acuerdo o no con la colocación de una cuarta urna en las elecciones del 29 de noviembre de 2009. Esta cuarta urna permitiría votar a favor o en contra de la instalación de una Asamblea Constituyente en la nación centroamericana.

La iniciativa fue rechazada por el Parlamento de la nación y a partir de ese momento comenzaron los movimientos golpistas.

El mandatario Zelaya fue secuestrado y obligado a abandonar el país. Fuerzas Militares lo trasladaron a Costa Rica y se instauró el Gobierno de facto de Roberto Micheletti, quien hasta ese momento ejercía la presidencia del Congreso.

Posteriormente, el Gobierno de facto efectuó elecciones presidenciales el 29 de noviembre. La comunidad internacional calificó la jornada electoral de "espurias" y pese al rechazo de los hondureños, resultó ganador Porfirio Lobo, actualmente presidente de la República.

El triunfo de Lobo fue ampliamente cuestionado por la comunidad internacional, ante el elevado nivel de abstención de los comicios y las denuncias por violación a los Derechos Humanos.

Militarización en Honduras


Además de la violación de los Derechos Humanos en el país, las organizaciones centroamericanas también protestarán contra la creciente militarización desde que Porfirio Lobo asumió las riendas del país.

El representante de las Ciudades Hermanas de los Estados Unidos con El Salvador, Jan Morrill, lamentó el miércoles “el incremento de actividades militares en Centroamérica por parte del gobierno de los Estados Unidos, ya que en Honduras está la base militar más grande de la región, que es la Base Parlmerola que en los años 80 fue plataforma de ataque contra el gobierno de Nicaragua y los movimientos revolucionarios de El Salvador, Guatemala y Honduras”.

Morrill también recordó que en abril de 2010, “el comando Sur de Estados Unidos inauguró una base militar en la Mosquitia hondureña, donde el 11 de mayo de 2012 miembros de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) ametrallaron desde un helicóptero a una embarcación que transportaba personas en el río Patuca, asesinando a cuatro personas, dos de ellas mujeres embarazadas y un niño, e hiriendo gravemente a otras siete más”.

De acuerdo con cifras de los movimientos populares en el país, desde el golpe de Estado hasta mayo de 2012 se han reportado los asesinatos de más de 100 personas del Frente Nacional de Resistencia Popular, 87 afiliados a organizaciones campesinas, 24 periodistas y 20 activistas de la comunidad homosexual.