El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER) ratificó que el período lluvioso podría establecerse a partir del 20 de mayo, aunque existen probabilidades de que ocurran precipitaciones antes de esa fecha.

Estas lluvias previstas por el INETER serían de regular intensidad, con grandes acumulados, pero de corta duración.

“No nos sorprendamos si eventualmente podamos tener de aquí en adelante en algún momento este tipo de lluvias que generalmente se presentan después del medio día y particularmente entre las 4 y las 8 de la noche”, explicó en conferencia de prensa el Director de Meteorología, Marcio Baca.

Este pronóstico de INETER cubre la primera parte del invierno, es decir, los meses de mayo, junio y julio, y de acuerdo al mismo en el Corredor Seco, León y Chinandega, las lluvias estarían por debajo de lo esperado, mientras que en el resto del territorio nacional las proyecciones es que el comportamiento lluvioso sea normal.

Baca subrayó que en general la institución espera que las condiciones en esta primera parte del período lluvioso sean mucho mejores que las del año pasado.

El INETER informó que en algunas partes del país como Telpaneca, Ocotal y sectores de Estelí en las últimas 24 horas se han presentado lluvias, al igual que en Granada, donde se registraron algunas lloviznas. Ante ello, el pronóstico es que de aquí al sábado ocurran chubascos en Occidente, el Norte del país y la Meseta de los Pueblos.

El Asesor Científico de la institución, José Antonio Milán, subrayó que las primeras precipitaciones del invierno se producen en un contexto de una atmósfera muy caliente y con los suelos resecos, de tal forma que a pesar de su irregularidad estas lluvias pueden ser particularmente fuertes.

En este sentido, expresó inclusive que pueden venir acompañadas por tornados locales y granizo, tal como ya ha ocurrido en el pasado.

“Lo que queremos es que la población esté preparada (...), y evitar que se nos produzcan daños”, manifestó Milán.

Sobre las temperaturas, INETER destacó que este lunes en Condega, Ocotal y Jinotega, estas han llegado a los 32 y 33 grados, es decir, por encima de la norma histórica.